Investigadores del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas de Valencia, España, ganaron uno de los premios Ig Nobel de este año por su estudio sobre las bacterias que hay en los chicles mascados y que terminan en el suelo.

El trabajo galardonado detectó la composición bacteriana de los chicles que se arrojan en las calles de diferentes ciudades del mundo para dar con una que sea capaz de degradar la sustancia.

La composición de los chicles es muy variable, pero en general el componente mayoritario (entre un 20 y un 30%) es goma de mascar no digerible, a la que se añaden azúcares, polioles, colorantes o saborizantes y antioxidantes. La goma base puede tener distinta composición: desde polímeros naturales (como látex o ceras) o sintéticos (como acetato de polivinilo), hasta elastómeros sintéticos (como el polietileno, poliisopreno y otros).

¿A dónde van a parar los chicles?

La mayoría de los chicles suelen acabar en el suelo y se destinan millones y muchas horas de trabajo en su limpieza. Por ejemplo, en el Reino Unido se destinan más de 70 millones de euros al año en descartarlos. Por eso, surgieron proyectos de investigación dirigidos a conseguir gomas menos adhesivas, más solubles en agua y biodegradables.

Los autores de la investigación galardonada querían determinar la composición bacteriana del chicle, empleando técnicas clásicas de cultivo y análisis del ADN completo. Para ello, compararon muestras recogidas del suelo en cinco países diferentes. Además, querían estudiar cómo evoluciona y cambia la población bacteriana de chicles que estuvieron durante tres meses en el suelo.

En total analizaron diez muestras de España, Francia, Grecia, Turquía y Singapur. Los chicles se despegaron del suelo con una espátula estéril y se guardaron en el laboratorio a -80 ⁰C hasta su análisis.

Los investigadores compararon muestras de chicles recogidas del suelo en cinco países diferentes.

A los autores también les interesaba estudiar la capacidad de degradar diferentes ingredientes de los chicles por bacterias que previamente habían aislado del chicle. Así, emplearon dos tipos de chicles sin azúcar. Con ellos, prepararon un suplemento nutritivo que se añadían al medio de cultivo y luego analizaron cómo algunas bacterias del chicle eran capaces de degradarlo.

El análisis de la composición bacteriana de los chicles de los cinco países diferentes concluyó que aunque había diferencias entre las muestras, algunos géneros bacterianos se encontraron en todas las muestras. Las pruebas recogidas de varias partes del mundo contenían un biofilm típico rico en bacterias como Sphingomonas, Kocuria, Deinococcus, Blastococcus, entre otros.

El género bacteriano más abundante en todas las muestras fue Streptococcus. Al principio suponía más del 25%, pero luego fue disminuyendo con el tiempo, hasta alcanzar el mínimo a la novena semana

En total analizaron diez muestras de chicles en  España, Francia, Grecia, Turquía y Singapur.

Para analizar cómo se podrían degradar los componentes del chicle, primero cultivaron muestras, aislaron algunas colonias bacterianas y las caracterizaron por secuenciación de su ADN. Luego prepararon un medio de cultivo mínimo al que le añadieron un extracto obtenido de los chicles comerciales.

Encontraron que varias de las bacterias aisladas eran capaces de hacerlo. Pero una cepa en concreto, del género Curtobacterium, fue capaz de degradar casi la totalidad de los ingredientes del chicle que se habían analizado.

Por eso lo autores proponen que esta bacteria se podría emplear como estrategia de biorremediación para remover los residuos de los chicles que contaminan. A su vez, los autores demostraron que esta golosina también puede albergar potenciales patógenos y que podrían ser vehículo de transmisión de enfermedades.

Los premios Ig Nobel son una parodia del Nobel. Se entregan cada año a principios de octubre para reconocer los logros de diez grupos de científicos que "primero hacen reír a la gente y luego la hacen pensar". Los galardones se entregan en una ceremonia oficial organizada en la Universidad de Harvard en EE. UU.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos