Lc 11,15-2.

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas

En aquel tiempo, después de que Jesús hubo expulsado un demonio, algunos dijeron: “Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios”. Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo. (...) El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda vagando por lugares áridos, en busca de reposo; y, al no encontrarlo, dice: ‘Me volveré a mi casa, de donde salí’. Y al llegar la encuentra barrida y en orden. Entonces va y toma otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí, y el final de aquel hombre viene a ser peor que el principio”.

Palabra del Señor.

Contacto: evangelio@cronica.com.ar