Evangelio
Lc 7,1-10.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.
En aquel tiempo, cuando Jesús hubo acabado de dirigir todas estas palabras al pueblo, entró en Cafarnaúm. Se encontraba mal y a punto de morir un siervo de un centurión, muy querido de éste. Habiendo oído hablar de Jesús, envió donde Él unos ancianos de los judíos, para rogarle que viniera y salvara a su siervo. (...).

Al oír esto Jesús, quedó admirado de él, y volviéndose dijo a la muchedumbre que le seguía: "Os digo que ni en Israel he encontrado una fe tan grande". Cuando los enviados volvieron a la casa, hallaron al siervo sano.

Palabra del Señor.