La Madre Teresa de Calcuta, en el recuerdo de la iglesia católica.

Evangelio

Lc 4,31-37.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.


Jesús bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y enseñaba los sábados. Y todos estaban asombrados de su enseñanza, porque hablaba con autoridad. En la sinagoga había un hombre que estaba poseído por el espíritu de un demonio impuro; y comenzó a gritar con fuerza; "¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios".

Pero Jesús lo increpó, diciendo: "Cállate y sal de este hombre". El demonio salió de él, arrojándolo al suelo en medio de todos, sin hacerle ningún daño. (...). Y su fama se extendía por todas partes en aquella región.

Palabra del Señor.