Evangelio
Jn 7,1-2.10.14.25-30.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo segùn san Juan.
En aquel tiempo, Jesús estaba en Galilea, y no podía andar por Judea, porque los judíos buscaban matarle. Se acercaba la fiesta judía de las Tiendas. Después que sus hermanos subieron a la fiesta, entonces Él también subió no manifiestamente, sino de incógnito. Mediada ya la fiesta, subió Jesús al Templo y se puso a enseñar.

Decían algunos de los de Jerusalén: "¿No es a ése a quien quieren matar? (...). Pero éste sabemos de dónde es, mientras que, cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde es". Gritó, pues, Jesús, enseñando en el Templo y diciendo: "Me conocéis a mí y sabéis de dónde soy. Pero yo no he venido por mi cuenta; sino que me envió el que es veraz; pero vosotros no le conocéis. Yo le conozco, porque vengo de Él y Él es el que me ha enviado".

Querían, pues, detenerle, pero nadie le echó mano, porque todavía no había llegado su hora. Palabra del Señor.