La década del 2000 trajo varias joyitas a la televisión argentina, programas que gozaron de la época de oro del entretenimiento televisado y siguen siendo recordados por una fiel audiencia años después. Uno de estos grandes éxitos fue Fugitivos en la Ciudad: la producción de Telefe dejó grandes recuerdos, y presentó al público argentino a las famosas Gemelas Fantásticas.

El ciclo de humor a cargo de un joven Matías Martin estuvo al aire de 1999 a 2001, y vio pasar a cientos de participantes. La premisa del programa era simple: los concursantes debían corretear por toda la ciudad para cumplir una serie de misiones impuestas por la producción, que variaban de interactuar con los transeúntes a hacer el ridículo en las pobladas calles. 

Entre las caras más conocidas y amadas por el público, las hermanas Valeria y Agustina Lozano provocaron todo un impacto en la audiencia de los domingos. La dupla comenzó como otro cualquier grupo de participantes en la producción de Ideas del Sur, cumpliendo retos para ganar una suma de dinero. Sin embargo, su carisma, calidez y hermosura pronto las convirtió en una presencia constante en el programa de televisión.

Regresando a la pantalla del Trece como animadoras, y llegando a tomar el micrófono para hacer sus propias entrevistas, las hermanas cautivaron al público y fueron inmortalizadas en la memoria colectiva como las Gemelas Fantásticas. Conocidas por su fanatismo por Quilmes, se arrojaban a prestarse a todo tipo de situación, como desfilar en ropa interior por la calle Warnes.

Las hermanas Lozano recorrieron Buenos Aires y llegaron a Salta a bordo de Fugitivos en la Ciudad.

Las hermanas Lozano crearon memorias inolvidables en Fugitivos en la Ciudad, como la vez que entrevistaron a nada más y nada menos que Diego Maradona como parte de un reto para el programa. Vestidas en idénticas camisetas de la selección Argentina, las Gemelas Fantásticas tuvieron un encuentro con el legendario 10 cuando recorrieron un exclusivo hotel cinco estrellas de la Ciudad de Buenos Aires, y hasta consiguieron que el exfutbolista les regalara un autógrafo.

Las Gemelas de Fugitivos, con Diego Maradona.

Pero la diversión no duró para siempre, y en 2001 el programa cerró su ciclo. Desde entonces, quedó instalada la incógnita sobre sus pasos, ya que más allá de algunas producciones fotográficas no volvieron a aparecer en el ojo público. ¿Qué fue de la vida de las Gemelas Fantásticas de Fugitivos en la Ciudad?

De morocho a rubio y de la tele a la guardería

Luego de 20 años de silencio, las Gemelas Fantásticas aprovecharon las nuevas tecnologías para conectar nuevamente con la audiencia que aún las recordaba, usando redes sociales como Twitter e Instagram para compartir vistazos a su nueva vida lejos de la televisión y el ojo público.

En su perfil compartido de Twitter, el público se enteró de que una de ellas se casó y tuvo un hijo, y también abandonó el morocho por el color rubio en su cabello. La otra, en tanto, trabajó como promotora y luego también dio un paso al costado en su vida mediática.

Así se ven las Gemelas Fantásticas, a 20 años de Fugitivos en la Ciudad.

Sin embargo, recientemente decidieron dar de baja aquella cuenta y también ocultar sus perfiles de Instagram: la decisión de dejar de ser públicas estaba tomada hace rato, y querían evitar que se supiera lo que habían hecho en todo este tiempo, principalmente para mantener la privacidad de su familia.

A pesar de haber dejado atrás su vida en el estrellato, tal como inmortalizó el personaje de Guillermo Francella en El secreto de sus ojos, hay algo que no cambia. Y es su pasión por el club de sus amores: aún siguen yendo a la cancha a alentar a su Quilmes querido.