Diputados de Juntos por el Cambio presentaron este miércoles un proyecto de ley para emitir billetes de 2.000, 5.000 y 10.000 pesos, con el argumento de que generará un ahorro a las arcas públicas dado el elevado costo de emisión.

La iniciativa fue redactada por el diputado radical Ricardo Buryaile y está firmada por sus pares de Juntos por el Cambio, Fabio Quetglas, Paula Omodeo, Laura Castets, Roberto Sánchez, Gabriela Lena, Rubén Manzi, Pablo Torello, Marcos Carasso, Víctor Romero, Gerardo Cipolini, Jorge Vara, Francisco Monti y Martín Arjol.

El proyecto propone emitir billetes de 2 .000, 5.000 y 10.000 pesos ya que en la actualidad la mayor denominación es de 1.000 pesos.

¿Cuál es el argumento para lanzar la iniciativa?

Buryaile dijo que esas emisiones "generarán un ahorro" dado que el costo de emitir billetes de alta denominación permiten suplir "la gran demanda existente de otras denominaciones más bajas".

Por esa situación, explicó que "el Estado muchas veces se ve obligado a importar unidades monetarias desde varios países para suplir la demanda como consecuencia de la inflación y dará mayor agilidad financiera a las personas humanas y jurídicas”.

"Hay tres variables que inciden en lo propuesto: la inflación, la emisión monetaria y la ausencia de un billete de mayor denominación. La economía argentina cumple con las tres, no ajenas a la realidad de la sociedad argentina y en franca sintonía con los vaivenes económicos que recaen en la población toda”, agregó.



El legislador por Formosa subrayó que “ los argentinos tienen conciencia que, con un billete de 1.000 pesos agotado en sí mismo por la inflación y muchas transacciones que se hacen por fuera de las operaciones virtuales, teniendo que utilizar grandes e incómodas cantidades de papel moneda, son fundamento suficiente para esta propuesta".

En ese sentido recordó que "el billete de mayor denominación es el de 1.000 pesos, del 30 de noviembre de 2017, que apenas alcanza para comprar alrededor de u$s5 promedio, según la cotización que se tome".

En ese sentido, señaló que " un detalle no menor es el indicador de que ese billete se quedó sin letras en el abecedario y, por tanto, debe recurrir a la doble letra para no repetir las series de impresiones anteriores”.

Ver comentarios