Hace unos años, se popularizó en Argentina un meme de tres vacas sosteniendo carteles. Si se unían los tres letreros se podía leer la siguiente frase: “Coma más pollo”. En efecto, parece que la gente les hizo caso. Según reveló un estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), el consumo de carne en suelo nacional se desplomó un 30% entre el 2000 y el 2001 inclusive.

De acuerdo a esta investigación, en el mismo periodo de tiempo, el consumo de carne porcina incrementó casi un 100%, ya que pasó del 7,9% al 14,5%. Por su parte, la carne de ave (por ejemplo, pollo) también vio sus números incrementados, en este caso de un 26,8% a un 41,1%.

Por si fuera poco, la bolsa rosarina reveló más números para remarcar una triste verdad: los argentinos cada vez se alejan más de la carne de vaca. De más está decir que esta tendencia esta compuesta, en gran medida, por las crisis económicas que afectaron a la Argentina en dicho periodo de tiempo.

Los argentinos cada vez consumen menos carne vacuna

El gráfico elaborado por la Bolsa rosarina muestra la evolución en el consumo.

“Argentina comenzó el último milenio con un consumo de carne apenas por debajo de los 100 kilos por habitante. En el 2000, se absorbieron en promedio 99,3 kilos por habitante, con un 65,3% siendo carne bovina, un 26,8% de aviar y el 7,9% correspondió a la porcina”, expresó el informe.

“Luego, como consecuencia de la crisis económica que padeció el país, estos consumos cayeron hasta encontrar un mínimo de 80,7 kilos sumando los 3 tipos de carne en el 2002, con la carne bovina incrementando su participación hasta un 72% del total”, agregó.

Desde el 2002, cuando se alcanzó este mencionado pico, los cortes bovinos comenzarían una debacle “casi de manera continua hasta la actualidad”. Para muestra un botón, el número se situó en un 44% en el 2021.

 

En cuanto a los sustitutos, el estudio resaltó el sorpresivo crecimiento del cerdo. “Así, en poco más de 20 años, el consumo de carne porcina casi duplicó su participación en el consumo total cárnico de Argentina, un hito sin dudas destacable”, señaló el reporte.

Por último, afirmaron que el peor año en cuanto al consumo de carne, terminó hace apenas unos meses. “Cabe señalar que, desde el 2018, se ha presentado un descenso en el consumo de carnes en general, coronando el 2021 (109,5 kilos por habitante año) como “el peor año de consumo cárnico desde el 2014 (109,1 kilos)”, concluyó el informe.

 

Ver comentarios