Siete años después de la denuncia por violencia de género que destruyó su carrera, Guillermo Pardini busca volver a los medios de comunicación. El locutor y panelista de Duro de domar se alejó de la televisión en 2017 y, luego de ser sobreseído el diciembre pasado, no quiere nada más que recuperar su vida.

Luego de años de silencio acerca de la causa en su contra, Pardini habló sobre el juicio y lo que fue de su vida en los años que le siguieron: todo habría comenzado en 2015, cuando una mujer que veía en ese entonces inició la denuncia luego de algunos encuentros casuales. Para el acusado, la causa fue sospechosa desde un principio.

 

"Antes del juicio me pidieron mucho dinero para no avanzar con la causa. Como no accedí porque soy inocente y tengo las pruebas, no les quedó otra que continuar", aseguró el ex periodista para La Nación. "Prefería ir a juicio, sabía que lo iba a ganar porque creía en la Justicia. Ya no", agregó.

La víctima presentó dos testigos en el juicio, uno que según la fiscalía no podían localizar y otro cuyo testimonio fue desmentido: "El testigo fundamental de la otra arte, un amigo de ella a quien llamó para mostrarle los golpes y moretones, terminó dándome la razón porque confirmó con fecha segura algo que yo decía y es que ese día ella le mostró los moretones a las 22.30 y yo salía del canal 00.30 y llegué a su casa media hora después. Entonces, ella ya tenía los moretones", detalló.

A causa del juicio, Pardini no pudo regresar a Canal 9.

"Para mí fue un calvario", confesó Pardini sobre el proceso judicial, durante el cual sufrió de fiebres que lo dejaron internado, pleuresía y debilidad física. "En esas dos semanas de internación perdí diez kilos de masa muscular. No trabajaba, porque estaba convaleciente, no tenía fuerza, me caía en la calle y hasta arrastraba una pierna. Estaba muy angustiado", agregó.

A pesar de las pruebas que presentó junto a sus abogados y los agujeros en los argumentos en su contra, Pardini fue declarado culpable y condenado a seis meses de prisión en suspenso. "El juez prejuzgó, en el mejor de los casos, o se dejó llevar por la presión social, porque las pruebas que presentamos, como mínimo, daban lugar a muchas dudas. El abogado de la otra parte, hasta dio un curso en televisión sobre cómo montar una causa sobre violencia de género y eso es sospechoso de por sí", reflexionó.

"Me quedé sin nada": la vida de Guillermo Pardini después de dejar la televisión

Guillermo Pardini habló sobre el juicio que le arruinó la vida. (Cortesía La Nación)

Luego del juicio, la vida del ex periodista se descarriló: "En estos dos años y medio entré en una depresión terrible, quedé sin casa porque me separé de la madre de mi hija y la verdad es que le pido disculpas por este daño estúpido. Dormía en casa de amigos. Todos estuvieron al pie del cañón, me prestaron hasta dinero", explicó.

Sin su lugar en la televisión, su familia ni sus ahorros, poco a poco Pardini encontró maneras de seguir a flote: "Empecé a vender cosas: mis discos, mis libros, la ropa, los zapatos, y cosas que me daba mi familia, como vajilla, cámara de fotos. Era una especie de 'Mercado Libre Man' y con eso sobrevivía. Como no me alcanzaba, empecé a vender productos estéticos de marcas por catálogo, reduje mis gastos al mínimo hasta que entré a Cabify, hace poco más de un año", agregó.

Pardini reapareció hace pocos meses, irreconocible trabajando para Cabify.

Con ayuda de terapia, medicación y una mentalidad del día a día, pasaron los meses y llegó la redención. En diciembre del 2021, Pardini fue sobreseído de sus cargos y, a los ojos de la Justicia, fue como si el juicio nunca hubiese pasado. Pero había pasado, y la marca que dejó sobre la vida del acusado es indeleble.

"Me da miedo conocer a alguien", confesó en su entrevista, agregando: "Porque no sabes si tenés sexo y al otro día te acusan de algo. ¿Cómo demuestro que no pasó lo que dicen que pasó? ¿Lo grabo? Quedás paranoico, vulnerable. Es una situación muy rara". Hoy en día, busca salir del lunes a lunes sobre su auto y volver a lo que sabe, el periodismo.

"Tengo ganas de volver a trabajar de mi profesión, de lo que hago desde hace 35 años. Arranqué como productor de radio en Splendid, con Germinal Nogués, mientras estudiaba periodismo y locución. Esta es mi vida", declaró.

Ver comentarios