De las calles de Isidro Casanova a las luces de Estados Unidos. De barrer las calles a pelear por la corona del mundo de boxeo. De tomar birra en la esquina y colarse en la popular de Almirante Brown a ser el centro de los flashes de los fotógrafos y responder preguntas en inglés. Así fue el cambio en la vida de Brian Castaño.

Este sábado, el púgil argentino se juega la unificación del título de los superwelters ante el estadounidense Jermell Charlo. Será en San Antonio, Texas, en una pelea cuyo ganador será reconocido por las cuatro entidades: AMB, CMB, FIB (las tres consideran a Charlo como monarca) y OMB (la que consagró a Castaño).

La historia de Brian, de 31 años, es la de todos los jóvenes que se criaron a fines del 90 en la calle. Changas, sobrevivir como se puede, gambetearle a la pobreza. “Yo era barrendero con mi viejo. Él aparte de laburar con el boxeo (fue profesional en los 90) se dedicó a barrer las calles. Se la rebuscaba. Yo salí a barrer con él como tres o cuatro años y después se sumó mi hermano Alan. Con eso changueábamos. Ahí aprendí a darle valor a la plata, a cuidar mis pesitos, comprar mis cositas”, recordó Castaño en una reciente entrevista.

De a poco empezó a destacarse en el boxeo y después de trajinar los rings como amateur, le llegó el turno de su debut profesional: fue en 2012, con un triunfo por nocaut técnico sobre Alejandro Domínguez.

Las tensiones profesionales, la vida que no era fácil y algunos problemas personales le trajeron problemas psicológicos: ataques de pánico y de ansiedad que lo obligaron a consultar especialistas, allá por 2014.

"Me dijeron que tenía un problema en el corazón y que no podía seguir boxeando. Miocardiopatía e hipertrofia de ventrículo izquierdo. Pero al final me dijeron que estaba todo bien y podía seguir. Me empecé a preocupar. Esa ansiedad se transformó en pánico", recordó con la revista El Gráfico. "Contacté un psicólogo, Marcelo Bivort, quien me sacó adelante. Volví a entrenar. Gracias a Dios, el miedo se fue", contó.

En 2016 tuvo su noche de gloria. Se proclamó campeón mundial al vencer por nocaut al puertorriqueño Emmanuel de Jesús y así consiguió el título superwelter de la AMB, que defendió con éxito en tres ocasiones.

Por un problema legal (no acordó el contrato para una defensa obligatoria) se lo quitaron tres años después. En 2020 lo recuperó, en su versión de la OMB, al vencer al nigeriano Wate Omotoso. 

Su campaña como amateur fue larga, larguísima: 189 combates, con sólo cinco derrotas y cinco empates. Como profesional marcha invicto después de 17 peleas, con 12 nocauts.

Este sábado, Castaño buscará ser el primer boxeador latinoamericano en ser reconocido por las cuatro asociaciones a la vez. Sus ganas de hacer historia serán otro aliciente, como lo fueron las que lo empujaron a salir de su Casanova natal rumbo a la gloria.

Ver más productos

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Ver más productos