Un equipo internacional de investigadores, dirigido por el paleoantropólogo Mirjana Roksandic de la Universidad canadiense de Winnipeg, anunciado el nombramiento de una nueva especie de ancestro humano, la llamada Homo bodoensis.

Las primeras infiormaciones de los especialistas indican que esta especie habría vivido en África durante el Pleistoceno medio, es decir, hace alrededor de medio millón de años, y habría sido el antepasado directo de los humanos modernos.

 

Esta época habría sido un momento importante para la evolución humana, ya que en ella surgió nuestra propia especie (Homo sapiens) en África, y los neandertales (Homo neanderthalensis) en la zona de Europa.

Sin embargo hay muchos aspectos que no quedan claros y, según los autores, el anuncio de Homo bodoensis espera aportar algo de claridad a este capítulo desconcertante, pero importante, de la evolución humana.

Homo bodoensis: investigación y debate

En un artículo publicado en la revista Evolutionary Anthropology Issues News and Reviews y que seguramente abrirá un debate entre los expertos, los investigadores realizan una reevaluación de fósiles existentes de África y Eurasia de este período de tiempo.

Tradicionalmente, estos fósiles se asignaron de forma variable a Homo heidelbergensis Homo rhodesiensis, ambas especies con descripciones que también causan discusiones entre los científicos.

 

"Hablar sobre la evolución humana durante este período de tiempo se volvió imposible debido a la falta de una terminología adecuada que reconozca la variación geográfica humana", explicó Roksandic, autor principal del interesante estudio.

Cabe destacar, que el nombre "bodoensis" deriva de un cráneo encontrado en Bodo D’ar, en la región de Etiopía, y se entiende que la nueva especie es un ancestro humano directo. Según la nueva clasificación, H. bodoensis describirá a la mayoría de los humanos del Pleistoceno medio de África y algunos del sudeste de Europa, mientras que muchos de este último continente serán reclasificados como neandertales.

Los Homo bodoensis vivieron en gran parte de África (Imagen ilustrativa).

La introducción de H. bodoensis tiene como objetivo "cortar el nudo gordiano y permitirnos comunicarnos claramente sobre este importante período de la evolución humana", explicó uno de los coautores, Christopher Bae, investigador del Departamento de Antropología de la Universidad de Hawaii en Manoa.

Roksandic coincide en estas apreciaciones: “Nombrar una nueva especie es un gran problema, ya que la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica permite cambios de nombre solo bajo reglas muy estrictamente definidas. Confiamos en que este se mantendrá durante mucho tiempo, un nuevo nombre de taxón vivirá solo si otros investigadores lo usan”.

Ahora queda por ver la repercusión que tendrá el nombramiento de esta nueva especie entre los estudiosos del árbol genealógico de los homínidos.

 

Ver comentarios