El equipo de Crónica HD estuvo en Villa Lugano, donde dialogaron con un grupo de niños, que viven en la extrema pobreza. Uno de ellos, que sueña con ser futbolista, aseguró que sueña con ganar dinero para sacar a su familia de la villa.

“Imagínate la conciencia que tienen los chicos de cómo estamos viviendo”, declaró una joven, mayor de edad, que estaba acompañando a los chicos mientras jugaban a la pelota. “Él le dice a su mamá que cuando sea futbolista y gane plata la va a sacar de acá”, agregó en referencia a uno en particular.

Crónica HD transmitió en vivo desde Villa Lugano

“Yo quiero ser como Maradona. Quiero que mi familia salga de la pobreza y que se cumplan los sueños de todos los nenes que están acá en la villa”, comenzó el niño de 10 años. “Me siento mal por los nenes que están en la calle y no tienen para comer”, aseguró previo a emocionarse por la situación.

"Yo quiero ser como Maradona. Quiero que mi familia salga de la pobreza".

Cuando se reincorporó, este niño, que llevaba la camiseta de un club brasileño, le contó a la audiencia una de las enseñanzas más importantes que le enseñaron en su casa. “No hay que discriminar, no hay que decirle cosas a la otra gente, porque se ponen muy mal y después no quieren venir a jugar con vos. Hay que decirles cosas buenas para que ellos se sientan mejor y vengan cada día”, declaró.

Acto seguido, otro niño tomó la palabra y se refirió a su situación alimenticia. “A veces en el colegio nos dan polenta así sola, ni queso tiene”, acotó.

La voz de quienes quieren salir de la pobreza

Inmediatamente después volvió a hablar el primer niño, quien dejó una lección imperdible. “Encima la chocolatada que te dan da asco, pero tenés que tomarla sí o sí.  Igualmente, hay gente en la calle que no tiene para comer así, que no tiene un techo para vivir. Así que no tenemos que hacernos los delicados con la comida. Hay que comer porque la gente en la calle no tiene para comer”, cerró.

Por si fuera poco, una mujer aseguró que en su escuela les niegan repetir la comida, pero que después tiran lo que sobra. Tiran las sobras y no les quieren dar para repetir.

A su vez, los nenes contaron que viven prácticamente descalzos y se pelean con las ratas de la zona. Además, uno de ellos reveló que se arman ojotas con las botellas de plástico que encuentran.

Ver comentarios