Día de las infancias: historias de chicos que son un orgullo para sus padres

¡Feliz día! Historias conmovedoras de solidaridad y superación.

Crónica
|
·
1 de 4 |Los pequeños Morena y Lautaro, que ayudan en comedores, con su papá Mario y su mamá del corazón, Carolina.
2 de 4 |Jeremías no sólo la rompe dentro de la cancha, sino también afuera, gracias a su gran compañerismo.
3 de 4 |Los pequeños Morena y Lautaro, que ayudan en comedores, con su papá Mario y su mamá del corazón, Carolina.
4 de 4 |

Una de las virtudes que se le destacó siempre a la niñez, mejor dicho a los niños, radica en su pureza, conformada por los valores de la lealtad, el compañerismo, la solidaridad y el sacrificio. Los cuales constituyen la esencia de su día, que se celebra hoy, en homenaje a aquellos que constituyen el orgullo de mamas, papás, hermanos y abuelos, y demás seres queridos, por historias de vida conmovedoras y admirables.

Una de ellas es la Simón, más conocido como el "Minihombre Araña", en la Ciudad de La Plata, en alusión a la vestimenta que suele lucir en sus visitas al Hospital de Niños Sor Ludovica. Allí, el pequeño de 7 años les entrega merienda a los papás de los niños internados por diferentes patologías. Una iniciativa que él mismo decidió llevar adelante luego de una colecta de donaciones que tuvo lugar en su escuela, el año pasado. A partir de entonces, pensó en aquellos grupos de padres que él veía en la sala de espera del mencionado centro de salud, mientras acompañaba a su mamá a pintar murales solidarios.

En las últimas semanas, el menor contrajo Covid y gripe A, por lo tanto, no pudo continuar con su faceta de superhéroe. Pero, ya recuperado, le pide a su mamá regresar al hospital, con la compañía habitual de su hermano, Mateo. En referencia, a tan madura y ejemplar demostración de humanidad, Jessica, mamá del niño, reconoció que "es muy sensible y protector de su gente, defendiéndolos más allá de las dificultades. Lo más solidario que existe".

En un establecimiento sanitario también forjó su emotiva historia Eliseo, a quien el 8 de agosto de 2019 le detectaron leucemia. La cual en principio parecía irreversible, puesto que tres días después sufrió una hemorragia. "En aquella oportunidad, me decía: 'ya está mamá hasta acá llegué'. Al otro día amaneció cantando una canción como si nada hubiese pasado", reveló Tania, su mamá. Un primer paso hacia adelante que marcó "un camino largo que siempre transitó con una sonrisa, más allá de los disgustos, los malestares. Iba disfrazado al hospital, ayudando y alentando a los otros nenes", relató su madre. En aquel entonces, a ella siempre le juró su pequeño que se iba a curar, y tres años después de aquel diagnóstico puede dar fe de ello. Una cura que Tania le adjudica a "la fuerza que tuvo, que fue sobrenatural, con base en su alegría habitual y al hecho de tomarse el tratamiento jugando".

Otros hermanitos que son un ejemplo

Por su parte, los mellizos Morena y Lautaro constituyen otra gran muestra de cómo reponerse de una situación dolorosa, extremadamente dolorosa, como la pérdida de su mamá. Tenían tan solo 3 años cuando el cáncer se llevó a una de sus seres queridos más preciados. Pero, aferrándose a la fe y a la vocación solidaria que les transmitieron sus papás, transformaron ese penar en servicio por el otro, colaborando en los merenderos de su zona, en General Rodríguez. La misión benéfica de los hermanos, de 11 años, consiste en enseñarles a sus pares a valorar y agradecer el alimento que allí reciben, como asimismo, acudir a la fe para que sus familias salgan adelante, tal cual ellos mismos lo hicieron.

En el club Barrio Argentino, de Merlo, todos esperan por Jeremías, de 11 años, cada sábado. No solo por su talento pelota al pie, que también suele desplegar en Vélez Sársfield, sino por su gran virtud: el compañerismo. La cual destaca su papá, Leandro, quien describe a su hijo como "un chico al que no le gusta confrontar, discutir, siempre está a disposición de sus amigos". Por eso, ellos lo esperan cada fin de semana que vaya a visitar a su papá a Merlo, para disfrutar de su entrañable amistad.

Cada uno de ellos constituye el reflejo de tantos otros niños que honran a una de las etapas más preciadas de la vida como lo es la niñez, y desde Crónica no solo les deseamos un muy feliz día: principalmente les manifestamos nuestra más sincera admiración.

Ver comentarios

Dejanos tu comentario

Últimas noticias

Lo más leído