La ciudad de Buenos Aires participará de los festejos de losDías del vinodesde este martes 24 y hasta el domingo 28 de noviembre, con un circuito de degustación que conecta más de 20 restaurantes, bares y vinotecas del barrio porteño de Villa Devoto, el cual fue declarado en septiembre pasado como el “Distrito del Vino”.

En conjunto con el Gobierno de Mendoza, BA Capital Gastronómica realizará un evento especial que incluye menúes especiales, catas, degustaciones, y cine al aire libre entre otras actividades, en el marco del Día del Vino Argentino. Además, los visitantes podrán disfrutar de grandes descuentos y promociones en locales adheridos para descubrir la variedad de cepas y productos de la industria vitivinícola de nuestro país.

Argentina es el único país vitivinícola en el mundo que declaró a su vino bebida nacional.

En tanto, este martes de 18:30 a 21:30 se realizará la “Noche de los vinos”, un evento organizado por la Cámara de Comerciantes de Villa Devoto, en la que los participantes podrán recorren el distrito con una copa en mano, visitar vinotecas y degustar al menos 20 etiquetas de bodegas seleccionadas. Las entradas para el recorrido cuestan $1450 y podés conseguirlas acá.

Los restaurantes que se sumarán al evento para celebrar el vino argentino son: Pablos, Ritratto, Café de la Plaza, Cucina Paradiso, Laganini Jazz Bar, Alicia, Lucca, Mecha, Fabric, Femma, Misión Plaza, Tiempo de Sabores, Restaurante del Círculo Devoto, Sushi Club Devoto, y La Santa. Además, participarán vinotecas como Barrica Uno, Vinoteca Devoto, Delito Wines, Tiempo de Sabores, La Bodega de Bórbore, Bodega Amparo, Pámpano Wine Bar y La Casa de los Vinos (Tombetta).

Otro de los atractivos de esta jornada especial será la proyección al aire libre de la película Vino para robar (2013) de Ariel Winograd, sobre la Plaza Arenales. Los tickets son sin costo pero con capacidad limitada, y se pueden reservar acá.

¿Por qué se celebra el Día del vino argentino?

Un 24 de noviembre de 2010, año en el que se conmemoró el Bicentenario de la Revolución de Mayo, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó el decreto n° 1800, que declaraba al vino argentino la bebida nacional.

Algunas de las principales consideraciones que se encontraban en el documento apuntaban que “la vitivinicultura argentina cuenta con más de cinco siglo de historia, integrando la tradición de los inmigrantes europeos y los saberes de los pueblos originarios”, además de destacar que nuestro país se posiciona en “el quinto lugar como productor de vinos ranking mundial”.

Viñedos de la provincia de Mendoza. (Pinterest)

La tradición vitivinícola posee un gran valor gracias al impacto social, económico y cultural que ha provocado en la Argentina a partir del perfeccionamiento en el proceso de cosecha y elaboración del vino, lo llevó al país a ser uno de los más importantes en este rubro en latinoamericana y el mundo.

Basta con saber que el ciudadano argentino consume treinta litros de este producto al año. “Que tales circunstancias convierten al vino en un honorable Embajador en el mundo y enorgullece a los argentinos que beben en el mercado doméstico los mismos vinos que se exportan y que prestigian al país en todos los continentes”, determina el texto que acompaña la firma de la actual vicepresidenta.

Luego de la publicación de aquel DNU, que estableció que el 24 de noviembre sería la fecha elegida para celebrar el vino anualmente, la declaración del vino argentino como bebida nacional fue ratificada el 3 de julio de 2013 en el Senado por unanimidad con la sanción de la Ley 26.870.

El futuro del vino argentino

“El emblema del vino argentino es el Malbec, que es lo que nos destaca en el mundo por cómo se adaptó, porque originalmente la cepa es francesa. Pero en Argentina tenemos miles de variedades diferentes: el Torrontés por ejemplo, que es una cepa autóctona, funciona muy bien, y ahora hay una “nueva moda”, que son las uvas criollas, algo que identifica nuestro suelo y que están revalorizándose, explicó a Crónica Gastón Niveyro, dueño y socio del bar Bouquet Vinería, situado en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.

Gastón Niveyro y Emiliano Franco, dueños de Bouquet Vinería, un bar y tienda de vinos que inició y se sostiene en plena pandemia. (Fuente:(Instagram @bouquetvineria)

Aunque la industria vitivinícola de nuestro país se mantiene bien posicionada en mundo desde hace años gracias a las variedades más tradicionales y famosas, como el Malbec o el Cabernet Sauvignon, lo cierto es que al día de hoy existen “muchos identificadores en las etiquetas que demuestran un gran avance”.

Al respecto, señaló que en la actualidad los productores de vino buscan ampliar el abanico de sabores y texturas de la mano del juego y la experimentación con las distintas cepas, de modo que los consumidore. puedan identificar el terruño del vino que se está bebiendo. “Pueden producirse vinos de la misma variedad de uva pero muy diferentes entre sí, ya que las distintas regiones van a modificar la complejidad, el clima, el suelo, y la mano del hombre que trabaja la tierra será fundamental”, especificó.

¿Cómo lograr un maridaje perfecto?

A la hora de elegir un vino para compartir en una cena familiar, un asado con amigos, o una cita romántica, nunca está de más tener a mano los consejos de quienes más saben para lograr una experiencia gastronómica ideal. 

“Cuando hablamos de maridaje es la mejor forma de disfrutar de un vino y la comida, y lo primero que tenemos que pensar el plato que voy a comer”, explicó Niveyro, y señaló que existen al menos tres combinaciones posibles para destacar cualquier degustación.

En primer lugar, se encuentra el “maridaje complementario”, para el cual será necesario identificar “la totalidad de los ingredientes de cada plato” y así elegir correctamente el complemento perfecto. Esto es: los vinos “ligeros y frescos”, como un Pinot Noir, sabrán mucho mejor en compañía de un plato ligero, como puede ser el sushi. Por el contrario, “lo que es platos grasosos se van a complementar muy bien con los vinos que son más intensos, porque va a hacer que toda esa grasa, cuando tengamos el vino en la boca, se aligere y se limpie el paladar”.

Bouquet Vinería estará realizando ofertas y descuentos en la vinoteca este 24 de noviembre. (Fuente: Instagram @bouquetvineria)

Ahora bien, también es posible “maridar por oposición”, lo que se traduce en un plan más jugado e interesante. “Por ejemplo, un queso azul, que es algo bastante intenso, con un vino dulce. Eso seguramente quede muy bien. Son maridajes muy jugados, que quizás no todos están acostumbrados o se animan, pero que funcionan. Lo agridulce funciona muy bien”, detalló el dueño de la vinería.

En tercer lugar y último, consideró el “maridaje por región”, que llevado a un ejemplo, puede ser la combinación entre unas empanadas salteñas –picantes- con un vino Torrontés, ya que es en Salta donde esta cepa “mejor se adapta”.

“Así todo, el mejor maridaje es el vino que te gusta con la comida que te gusta. Aunque la realidad es que si querés empezar a entender un poco más el por qué, e identificar el sabor de cada vino con las comidas, está bueno prestarle atención a esos pequeños detalles para así lograr un maridaje perfecto”, concluyó.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos