Este jueves comenzó la audiencia pública para definir de cuánto será el aumento autorizado en las tarifas de energía eléctrica en el AMBA. Para ello, Edenor y Edesur realizaron sus pedidos al Estado, explicando que tienen números en rojo y que necesitan un mayor ingreso para poder garantizar el servicio.

La reunión fue convocada por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), que actualmente se encuentra presidido por la interventora Soledad Marín. Por su parte, los representantes de las empresas plantearon la necesidad de tener más ingresos, ya sea a través de un aumento de las tarifas que se cobra a los abonados, de subsidios del Estado o a través de una combinación de ambos.

 

En lo que respecta a Edesur, representado por Jorge Lemos, aseguró que para poder continuar operando este 2022 necesitan de un ingreso extra de $ 43.236 millones. Por su parte, Federico Méndez, quien representó a Edenor, pidió un monto mayor, $ 56.800 millones. Esto implica que el total entre las dos compañías sea $ 100.036 millones.

¿Cuánto aumentará la luz en AMBA?

Entre marzo del 2019 y diciembre del 2021, el ajuste tarifario total fue del 20,8%, contra una inflación acumulada (en los mismos meses) del 199%.

En lo que respecta a esta audiencia, si bien ninguna de las dos compañías manifestó de cuánto sería la suba para los consumidores, esto implica que si el Gobierno accediese a otorgar el pedido, el aumento para los usuarios finales en sus boletas sería de entre un 35 y un 40%.

Edenor Edesur boletas
Las empresas de energía eléctrica no hablaron de cuánto sería el aumento para los usuarios según su pedido, pero se estima que alrededor del 40% (Imagen ilustrativa).

El precio final está compuesto por: el precio estacional, el del transporte, valor agregado de distribución (VAD) y los impuestos, más los eventuales subsidios. Pero estos subsidios se otorgan a los usuarios o a las generadoras, pero no a las distribuidoras.

Además, hay que tener en cuenta que según lo que explicó el vocero de Edesur, entre el 46 y el 50% de la factura que abona el usuario se compone de carga impositiva (directa e indirecta).

 

Las empresas generadoras tienen tarifas dolarizadas y reciben subsidios, mientras que en las distribuidores son en pesos y están sujetas a las autorizaciones de aumento por parte del Gobierno.

No consideramos justo que, siendo todas empresas parte del mercado eléctrico argentino y con impacto en la factura que paga cada uno de nuestros clientes, tengamos un tratamiento tan diferente en cuanto a los resultados obtenidos y la rentabilidad para los accionistas que han invertido en el país”, afirmó el representante de Edenor.

Ver comentarios