A pocos días de cumplirse ocho meses de la muerte de Lara Arreguiz, la joven de 22 años insulinodependiente que murió contagiada de coronavirus a la espera de recibir atención médica adecuada, su familia le realizó un emotivo homenaje y arrojó sus cenizas en un lago del sur.

"Rodeada de pétalos de rosas que te acompañaron comenzaste un nuevo viaje por el lugar que amabas. Siempre en nuestro corazón y como un ser de luz que nos acompaña cada día", escribió Claudia Sánchez, mamá de la joven en una publicación en su red social Facebook, en la que también compartió fotos de la conmovedora ceremonia que le dedicó a Lara, en Junín de los Andes, provincia de Neuquén donde viajó la familia y arrojó las cenizas de la chica a un lago.

El momento en que la familia de Lara arrojó sus cenizas.

La postal más cruel de la pandemia: Lara Arreguiz contagiada y tirada en el piso a la espera de ser atendida

La foto que protagonizó Lara Arreguiz, la cual se viralizó, es una de las postales más crueles que dejó la pademia. En la misma se muestra a la joven tirada en el piso en un pasillo de un centro de salud, sin cama ni atención y tapada con una campera que le colocó su madre para que no pase frío, mientras esperaba recibir atención médica. 

La imagen fue tomada en mayo de 2021, cuando aún la vacuna no era de fácil acceso, el sistema de salud estaba colapsado en medio de la segunda ola, y el Covid-19 atacaba con mayor fatalidad al grupo de pacientes de riesgo. Tal fue el caso de Lara, quien al ser insulinodependiente, y contagiarse de coronavirus, cursó un cuadro severo la enfermedad que terminó con su muerte.

Después de dar vueltas por distintos establecimientos médicos, en los que no había lugar para hospitalizarla, Arreguiz fue trasladada al ex Hospital Iturraspe, donde a los pocos días le consiguieron una cama en una sala intermedia y luego la internaron en terapia intensiva donde la intubaron.

Sin embargo, mientras Lara estaba internada, a través de mensajes de texto le manifestaba a su familia la poca atención médica que recibía. A los días, el cuadro que presentaba de neumonía bilateral que le había provocado el virus se complicó y finalmente perdió la vida. 

En ese contexto, la Sección Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) abrió una causa bajo la carátula de “homicidio con dolo eventual y presunto abandono de persona”. La familia de Lara se constituyó como querellante.

Como parte de la investigación fueron peritados los celulares de la joven y su mamá, que tuvieron varios diálogos a través de WhatsApp en los que la paciente se quejaba del trato recibido durante su internación.

No obstante, al día de hoy la causa que se abrió a raíz de su muerte, y en la que se investiga la responsabilidad penal del personal médico, de enfermería y seguridad que la atendió, está frenada. Sin embargo, la familia de Lara mantiene firme el pedido de Justicia por su muerte.