Trabajó durante tres años en un call center de una reconocida empresa de alarmas de seguridad y le heló la piel a más de uno con el desgarrador relato de su experiencia, a la cual calificó como “una explotación siniestra”.

En Twitter, el usuario “Shardik (Matt) El Oso” (@bearbuenosaires) realizó un descargo sobre lo que fue uno de los peores empleos que tomó en su vida para sus casi 400 seguidores, y nunca se imaginó que sus palabras llegarían a crear tal revuelo: su publicación alcanzó más de 30.000 “likes” y numerosas interacciones de otros internautas consternados por la realidad de este tipo de empleados.

Fuente: ( Twitter @bearbuenosaires)

Me hizo CAJETA. NOS hizo cajeta.

Salíamos a fumar en el break y llorábamos, así onda sin hablar. Eran 7 horas seguidas de no parar de atender el teléfono, yo llegaba a casa y me ponía a llorar de vuelta. Una explotación siniestra”, afirmó el twittero este lunes, el día más duro de la semana porque todos –o casi- los trabajadores vuelven a sus puestos para retomar sus actividades.

“Shardik” recordó que sus empleadores les daban solo “15 minutos para ir al baño” por única vez en toda la jornada laboral del día y “15 minutos para comer”. Esta era su única fuente de ingresos para pagar el alquiler, indicó. “Me la tuve que fumar. La humillación era constante. Te pasabas segundos del descanso y ya ibas a una pizarra roja como los "peores" del día”, afirmó.

También criticó el sistema punitivo de la empresa, que supuestamente los castigaba por llegar “1 minuto tarde” al punto llegar a descontarles el sueldo. Los gritos y los maltratos verbales, remarcó, también eran moneda corriente. “Te arruinan la cabeza de verdad, no quedás nunca bien del bocho”, aseveró.

Fuente: ( Twitter @bearbuenosaires)

Te grababan las conversaciones, obvio, y después te las hacían escuchar apuntándote lo que no estaba como ellos querían. Y vos decías, “ok, ya entendí, no me pagues el adicional, no me quiero escuchar”, pero te obligaban a escucharte porque así "aprendías". (Sic)

Muchas empresas implementan entre semanas algunos “premios” o compensatorios para motivar a sus trabajadores y así incrementar la producción y/o las ventas. En el caso de este joven, explicó que las recompensas por trabajar bajo mayor exigencia era “un vaso de lo de café chiquitos con coca caliente” o “un alfajor”. Y añadió: “Si, te da gracia si lo lees, pero en el momento te dan ganas de asesinar”.

Fuente: (Twitter @bearbuenosaires)

Si bien era atención al cliente, te obligaban a vender adicionales (packs) y le decían a los empleados "che X, si no vendes no vas a poder comprarle las zapatillas a tu hija". (Sic)

Tras resaltar algunas otras experiencias penosas que no solo atravesó él sino otro gran plantel de empleados, el twittero reconoció que en las últimas instancias tuvo que solicitar “carpeta psiquiátrica” y, posteriormente, la renuncia, o en sus propias palabras, “el momento más glorioso en mi vida”.

Fuente: ( Twitter @bearbuenosaires)
Fuente: ( Twitter @bearbuenosaires)

Muchos de los usuarios que reaccionaron a su publicación expresaron su asombro e indignación por las condiciones deplorables de explotación que sufren los empleados de un call center, o ratificaron sus dichos con anécdotas de maltratos y sobreexigencias similares.

“Hay un tipo de lacra de la que poco se habla y son los supervisores de call center, gente arruinada y horrible”, apuntó una usuaria en la caja de comentarios, a lo que otro le respondió: "Lo peor de todo es que ganan 2 pesos más que los del call y se sienten dueños”.

Tu historia sólo se compara a la que me contaron llorando una vez dónde un compañero murió de un infarto y con el cadáver en el baño mandaron a los compañeros del turno a las máquinas de nuevo.

Fuente: ( Twitter @bearbuenosaires)
Fuente: ( Twitter @bearbuenosaires)

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos