Por Matías Resano

@matiresano

Mientras el fútbol profesional se vio notablemente afectado en su desarrollo en tiempos de pandemia de coronavirus, paralelamente en los barrios volvió a resurgir lo que era hasta entonces una leyenda para convertirse nuevamente en una realidad en expansión: el fútbol de potrero. Un fenómeno que no solo moviliza a miles de personas en las "canchitas" del conurbano bonaerense, sino también exorbitantes cifras de dinero que se ponen en juego en cada partido. Lo cual representa una fuente laboral para muchos jugadores y organizadores.

Cuando arrancó la pandemia, estaba pasando mucha hambre, entonces, al flexibilizarse la cuarentena, empecé hacer mano a mano con apuestas, y después un octogonal”. El testimonio pertenece a Jorge, creador de Balonpie, una entidad que organiza diferentes competencias en la localidad de José C. Paz, y que para ello cuenta con una aplicación propia.

En el fútbol de potrero se ponen en juego exorbitantes cifras de dinero en cada partido. (Crónica)

Las más atractivas, según su propia visión, son los torneos relámpagos y los mano a mano. La primera consta en un certamen que se disputa en un día, en tanto que la segunda radica en un partido único entre dos equipos. Justamente dicha iniciativa resulta la más atractiva en el fútbol de potrero por el nivel de juego, y al mismo tiempo por el premio monetario en juego, dos condimentos que hacen que los cruces se tornen “picantes”, cómo reconocen sus protagonistas.

“Depende de la plata que ponga cada equipo, nos podemos llevar entre cuatro mil a doce mil pesos por deportista


El ganador de estos encuentros, que se dividen en dos tiempos de 20 y 25 minutos, se alza con una suma que parte de una base de diez mil pesos por equipo y que llega a ascender a un total de doscientos mil pesos, de acuerdo a la relevancia de los equipos en disputa.

En este sentido, Gastón, quien organiza esta modalidad de juego en el club La Academia de San Francisco Solano, detalló a Crónica que “se arman de un día para el otro. Por ejemplo me dicen que hay tres equipos que quieren jugar por una base de diez mil, veinte mil o treinta mil. y empiezo a hablar con equipos de la zona, se arman los partidos y sale una muy linda jornada”.

"Pesa más que nada el amor por la camiseta y el orgullo de representar al barrio”

Una vez pactado el choque, ya en la cancha, los capitanes de cada equipo se encuentran en el círculo central y allí confirman el dinero recaudado por su plantel. Al respecto, el mencionado joven añadió que “si cada equipo junta su plata y afuera corren las apuestas, tenés que encontrar alguien que vaya por el otro equipo, y ahí le decís vamos a tanta plata y al final del partido lo buscas y te paga o le pagas, depende el resultado si fue a favor o en contra”.

El reparto del monto total suele destinarse en un 70 % al conjunto vencedor, y un 30% al espectador que apostó por él.

Esta faceta económica representa para los futbolistas un ingreso extra, complementario a su salario por la actividad laboral que desempeñe, y en muchos casos es el único que tienen, es decir, el mano a mano se convierte en su fuente de trabajo.

El fenómeno de los potreros moviliza a miles de personas en las "canchitas" del conurbano bonaerense. (Crónica)

Es el caso de Nahuel, jugador de "La Sub 21", uno de los mejores equipos de la provincia de Buenos Aires, quien reconoció que depende de la plata que ponga cada equipo, nos podemos llevar entre cuatro mil a doce mil pesos por deportista. Una cantidad considerable, teniendo en cuenta que los también denominados partidos desafío, los cuales también se organizan por redes sociales, se llevan a cabo tres veces a la semana habitualmente.


No obstante, no todo es dinero en el mundo del potrero, sino que “pesa más que nada el amor por la camiseta y el orgullo de representar al barrio”, dejo en claro Jorge. El hombre, que encontró en estos eventos deportivos una salida laboral, agregó que “acá se juega por la camiseta de uno, más allá de la guita, se deja todo, nadie se guarda nada”.

En la misma línea, Favio, jugador de “El Mural FC”, que disputa diferentes certámenes en la localidad bonaerense de Moreno, remarcó que “nos gusta jugar al fútbol, y encima tenemos el aliciente extra de ganar unos manguitos”.


Esta explosión del potrero tras la pandemia es desencadenante de un factor especial, y que a la vez suele generar cierta polémica, o al menos cuestionamientos a su desarrollo: el público masivo que presencia cada partido.

"Nos gusta jugar al fútbol, y encima tenemos el aliciente extra de ganar unos manguitos”

En base a la trascendencia de los equipos en disputa, la gente puede llegar a agolparse incluso dentro de la cancha, reduciendo el espacio de juego. En este sentido, Favio reveló que “es muy lindo jugar con espectadores. Cada equipo tiene su hinchada, que lo sigue a todos lados. El único problema es que a veces se meten en la cancha y debemos parar el partido”.

En la misma línea, Jorge reconoció que “al principio no supe controlar el tema de la gente porque veían un partido y caían todos, y yo no daba abasto para pararlos. Entonces la policía venía y nos cortaba”.

El fenómeno de los potreros: los partidos de fútbol en los barrios, con equipos e hinchdas. (Crónica)

Por su parte, Nahuel detalló que “desde afuera se pican muchos los partidos, porque incitan a pegar una patada o a meter de más”. El mismo futbolista consideró que la gran concurrencia de público “es porque como no pueden ir a la cancha a ver a sus equipos, entonces van a los potreros para sacarse las ganas de ver un partido”.

“Somos una familia, que hacemos lo que nos gusta, ver o jugar un partido en nuestro barrio”

En tiempos en los que se continúa analizando el regreso de los hinchas en el fútbol profesional, el potrero es pasión de multitudes. Para quienes están dentro de este ámbito, enfatizan que somos una familia, que hacemos lo que nos gusta, ver o jugar un partido en nuestro barrio”, señaló Jorge.

En tanto, Gastón reflejó su fanatismo por el potrero, al expresar que “te despertás, ves dónde juegan, estás todo el día a full tratando de conseguir a alguien que tenga un vehículo. Luego llega la noche y te vas a relajar a ver fútbol”.

Partidos de fútbol "picantes" en los potreros

Los mismos protagonistas repiten una y otra vez que los partidos en disputa se caracterizan por “ser picantes”, en un torneo relámpago o en un mano a mano. Un causal de ello es el dinero en juego, que acentúa aún más el carácter decisivo con el que cada equipo afronta cada encuentro. Un aspecto que le imprime más atracción al desafío, aunque en la localidad bonaerense de La Tablada es totalmente contraproducente.

Fútbol de potrero: con público y premios de miles de pesos. (Crónica)


Allí, en la zona de “Los Monoblocks” se han registrado hechos de violencia tras finalizar los partidos, principalmente desencadenados por el propio círculo del equipo derrotado. Una clara señal de bronca por no haber obtenido el premio monetario, pero al extremo de los extremos.

Acá hay mucha plata por ganar, tanto en campeonatos, mano a mano o en torneos de penales. Por eso, a veces, se agarran a tiros por perder y quiénes quedamos en medio de la balacera tenemos que salir corriendo hacia la primera casa o lugar en el cual refugiarse”, reveló un joven, que por seguridad prefirió resguardar su identidad.

En este contexto, los certámenes siguen desarrollándose, porque la pasión y la necesidad empujan, tal como aseguran en el mencionado barrio, pero con la acechante amenaza que la violencia también haga su juego.

"La Sub 21", el equipo favorito del fútbol de potrero

En los mano a mano, en el lugar que sea del conurbano, una cita obligada para el público es asistir a un partido de “la Sub 21”. Un equipo conformado por seis jóvenes, cuya edad máxima no supera los 21 años, que en su mayoría tuvieron un pasado por las divisiones inferiores de Arsenal, El Porvenir y Atlético Rafaela, y que es garantía de muy buen fútbol.

"La Sub 21", el equipo con más fanáticos del fútbol de potrero. (Crónica)

Al respecto, Nahuel, futbolista del mencionado conjunto, aseguró que “somos uno de los mejores equipos, aunque hay otros que son muy buenos. Nuestro récord suele ser de ocho triunfos en diez partidos. Si estamos bien, concentrados, es muy difícil que nos ganen”.

Es por esta performance que inmediatamente tras pactar un mano a mano con un rival de turno, circula masivamente por las redes sociales una nueva presentación de “la Sub 21”. En consecuencia, “las canchas siempre quedan chicas cuando juegan ellos”, aseguró Gastón, quien habitualmente organiza partidos en San Francisco Solano. Un testimonio que da cuenta de la cantidad de público que arrastra este elenco de jugadores, que representa una de las claves de la revalorización del fútbol de potrero.

Por M.R.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos