Hace un tiempo, Hugo Lamadrid supo afirmar que “el futbolista muere dos veces. Una cuando se retira y otra cuando fallece definitivamente”. Con este aforismo presente, no es casualidad que su libro se llame “Renacido”, ya que luego de colgar los botines se dedicó a comedia, fue vocero de un ministro del Gabinete Nacional y ahora coquetea con una futura candidatura política. En una entrevista exclusiva concronica.com.ar, el multifacético ex deportista habló de estos tres frentes.

Debutó como futbolista vistiendo la camiseta de Racing Club, según él, “de casualidad”. En septiembre de 1985, “el ‘Mencho’ Medina Bello no pudo jugar porque estaba haciendo la colimba, el técnico de la tercera me puso de nueve e hice dos goles. Da la casualidad que me estaba mirando el entrenador de primera y me llamó. El sábado siguiente estoy entrando en el segundo tiempo y me toca hacer un gol”, recordó Lamadrid.

Hugo Lamadrid debutó en Racing en 1985 y convirtió un gol. 

En aquel entonces, se trataba de un volante central de 19 años, que se vio obligado a hacer su primera aparición en primera jugando como delantero y, para colmo, anotar en un triunfo importante para su equipo. “El técnico de ese momento, Cayetano Rodríguez, estaba en la cuerda floja. Él me agradeció y me abrazó porque le mantuve el laburo un par de semanas más”, indicó.

El “Flaco”, permaneció en el lado celeste y blanco de Avellaneda por 6 años más. En 1988, integró el último plantel de Racing que volvió de Ezeiza con un título internacional. “Me tocó estar en ese plantel. Estoy esperando que se vuelva a ganar uno así el último no es el nuestro”, confesó.

Si bien jugaba como volante central, el "Flaco" fue vendido a Chile como un "enganche con gol".

A una lesión de jugar con Maradona

En aquel momento, fue dirigido por Alfio “Coco” Basile, un histórico de la institución y del fútbol argentino. “El ‘coco’ era un gran armador de grupos. Las cábalas que tenía, en el micro iba que ir siempre en los mismos lugares, llegar a la cancha con la misma música. Él sabía tocar la fibra íntima del jugador antes de salir a la cancha, era motivación pura. Había muy pocas ideas tácticas y estrategias, le daba mucha libertad al jugador para jugar”, rememoró.

Tras mostrar un buen rendimiento en su club, estuvo muy cerca de llegar a la Selección Argentina. “En 1989, Bilardo me tuvo en cuenta para la Selección, porque en mi puesto estaba solo el ‘Checho’ Batista. En la semana previa a la que me llamen para entrenar, tuve una lesión que después se agravó. Me tuvo que operar tres veces y me perdí de esa Selección con Maradona”, señaló.

Tras finalizar su ciclo en la “academia”, llegó el momento de emigrar hacia la Universidad de Chile, donde el intermediario que lo llevó había dicho alguna que otra “mentirita piadosa”. “Me avisa antes de bajar del avión que me había vendido como un ‘enganche con gol’. Un farsante. Las cosas que empiezan mal terminan mal. Estuve dos meses y pegamos la vuelta”, recordó.

De su vida política en Racing  a sus críticas a Victor Blanco

Lamadrid ingresó en el 2005 en la política de Racing y fue candidato a vicepresidente segundo en el 2017, detrás de la figura de Matías Eurnekian. Actualmente, es el primer representante de la primera minoría.

En cuanto a la gestión de Victor Blanco, aseguró que “los estados de ánimo dominan al hincha. Cuando entra la pelota es una cosa y cuando no es otro. Después de tantas ventas millonarias que tuvo el club, no tenemos obras, más allá de algunos arreglos en el predio Tita”.

"Después de tantas ventas millonarias que tuvo el club, no tenemos obras", disparó Lamadrid, contra la gestión de Victor Blanco en Racing

“Otro reclamo que le hacemos es el de dejar ir a Diego Milito. Se perdió un sistema de seguimiento de jugadores. Racing perdió todo lo que se hizo. (…) Se prioriza las finanzas del club, que no está mal, pero para ganar cosas realmente importantes a veces hay que invertir más fuerte en jugadores”, añadió.

El mejor proyecto que tuvo Racing en los últimos años y su opinión sobre la "gagoneta"

En relación con el ex delantero, lamentó que se haya ido Sebastián Becaccece, al que considera el entrenador con el mejor proyecto de los últimos años. “Se termina yendo porque se va Milito. Para él debe ser una deuda, pero bueno, no se pudo. Me hubiera gustado ver el alcance de su propuesta”, lamentó.

Por otra parte, y, en cuando al presente del club, se mostró sorprendido por el nivel de la “gagoneta”. “Nosotros lo criticábamos mucho porque el equipo no aparecía, nadie sabía a qué jugaba Gago. Ahora, a veces hay laburo y a veces en el fútbol tiene cosas inexplicables. Hoy tenemos un cúmulo de esas cosas”.

. Actualmente, Lamadrid es el primer representante de la primera minoría en Racing

A su vez, remarcó que “el mejor momento de Racing a nivel internacional fue con Cocca en el 2014” y resaltó la importancia de los dirigentes. “Tienen que estar, tienen que participar. En reuniones, en cursos, en charlas, participando con los que ‘cortan el bacalao’, estar en el ámbito internacional, como estuvo Víctor en el sorteo del mundial. Si uno no participa, no se hace ver, es como que estás al costado. Hay que mostrarse capaz y demostrar que están a la altura”, expresó.

Asimismo, en el ambiente racinguista siempre quedó una duda acerca del monto final del pase de Lautaro Martínez al Inter de Milán. Sobre esto, Lamadrid expresó que “nunca se supo. En un momento se dijo 30, después 28, después 23, después 22. El importe tenía que ver con cumplir objetivos. Con esas cláusulas es muy difícil poder llegar al monto verdadero”.

Época de comediante y lanzamiento de su libro

Años después de colgar los botines, sucumbió ante los deseos de un “hincha pelotas en Twitter que me decía que empiece ‘stand up’”.

“Un día me cansé y busqué para arrancar y me anoté en un curso. Estuvo bueno, porque arranqué y estuve dos años haciendo comedia en bares, restaurantes, cumpleaños, donde me contrataran. Quizás hubiera estado bueno seguir, pero estuvo bueno mientras duró”, agregó.

Con la máquina del tiempo en el 2022, hace apenas unos días, Hugo Lamadrid presentó su libro: “El Renacido”. Aquí es donde toma importancia la frase del inicio, aunque aclaró que el contenido “tiene que ver con eso, con las cosas que nos pasan a nosotros después de la carrera. Hay jugadores que dejan de jugar y tienen el problema económico solucionado, y después estamos el resto, el grupo que cariñosamente llamó ‘los mediocres’. Tenemos que dedicarnos a trabajar de cosas para las cuales no nos preparamos”, manifestó.

La vida del futbolista actual y su coqueteo con la política

En relación con la vida del futbolista, remarcó las diferencias entre su época y la actual. Hoy el jugador es una Pyme. Está rodeado de representantes, de abogados, de contadores y todos quieren ganar guita del jugador. Al querer ganar plata del jugador, en el camino lo van cuidando para que juegue cada vez más años”.

“Hoy tenés argentinos en Malasia, en Indonesia, en todos lados. Capaz uno está jugando acá en el ascenso y puede irse a la cuarta división de Italia y ganar siete u ocho mil euros al mes. No va a ser millonario, pero va a vivir de eso”, resaltó.

Si bien no le gusta definirse como “político”, se define como “peronista y kirchnerista, cosa que a veces muchos no dicen por el ‘que pueden decir en redes’”. A su vez, valoró mucho la honestidad ideológica en los medios de comunicación.

Hugo Lamadrid fue vocero de Jorge Ferraresi, ex intendente de Avellaneda y actual ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Hace aproximadamente un año, Pachu Peña deslizó que se le acercaron referentes políticos para ofrecerle una candidatura. El caso de Lamadrid no estaría muy lejos. “Se hacen los boludos y te preguntan, ‘che, ¿no te gustaría?’. El que te viene a hablar es porque te midió y hay mediciones que en Avellaneda me dan un 80% de conocimiento. Ese porcentaje debe ser tentador más para otros que para mí”, comentó.

“Por ahora no hay nada concreto, pero cada tanto te invitan a tomar un café para rosquearte un poquito. Veremos más adelante”, deslizó.

Vocero de Jorge Ferraresi y un consejo al Frente de Todos

Además de este coqueteo constante, Lamadrid trabajó como vocero de Jorge Ferraresi, actual ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat.

“Es un trabajo muy desgastante, estás las 24 horas del día. Primero hay que saber todo lo que hace el resto de los ministros y todo lo que pase en el país que afecte a la cartera. (…) Cuando vi que no podía estar a la altura, en agosto del año pasado, lo hablé con Jorge y me fui, sin ningún problema. De hecho, hablo con él, lo cargo, él es hincha de Argentinos Júniors, cuando jugamos en contra”, recordó.

En cuanto a la comunicación dentro del poder ejecutivo, señaló que hay un grupo de WhatsApp de Presidencia, donde están todos los voceros de los ministros. Sirve para que todos sepan la actividad de todos. En adición, contó que los ministros cuentan con independencia para manejarse.

Por último, analizó el escenario político actual y le dejó un consejo al Frente de Todos. “En estos últimos tiempos no se entendió que, si el Frente de Todos se armó para ganar en el 2019, tenemos que seguir unidos para ganar en el 2023. Perder en el 23 significa que vuelva el neoliberalismo”, afirmó.

Acto seguido, criticó duramente a Juntos por el Cambio. “No hay halcones y palomas. Son todos de derecha, son todos macristas. No existe esa diferenciación. El desafío del Frente de Todos, es dejar de ser un frente electoral y convertirse en un frente político. No se puede defraudar a los votantes”, cerró.

Por J. N.