Villa Roch es una pequeña localidad que se encuentra dentro del partido de Tordillo y está en las cercanías de la Bahía de Samborombón. Debido a los lindos paisajes campestres de la región, la tranquilidad de sus calles y a la excelente calidad de los productos que tienen sus pulperías, es un lugar ideal para hacer una escapada fugaz sin irse lejos de casa. Además, es un plan perfecto para pasar un buen momento en contacto con la naturaleza bonaerense

Este pequeño paraje, que actualmente tiene poco más de 60 habitantes, se ubica a 260 kilómetros de Capital Federal (menos de 3 horas de viaje en vehículo), 67 del reconocido balneario de San Clemente del Tuyo y a unos 10 de la ciudad cabecera del partido, General Conesa. Viajar de CABA hasta este lugar es muy fácil, rápido y directo, simplemente, se toma la Autopista Ricardo Balbín hasta la intersección con la Ruta Provincial 2. Conducir por dicho camino hasta Dolores y tomar la salida de la Ruta Provincial 63 que luego finaliza en la Ruta Provincial 11 que pasa sobre la entrada del pueblo. 

Una localidad de larga data 

La historia de la villa se remonta al año 1878, aunque fue fundado como tal en 1.952. En sus comienzos, fue un paraje de paso para llegar a la costa Atlántida y a otras regiones del país. Esta característica  estaba vinculada principalmente al boliche "La Lechuza" y a la pulpería  "Esquina de Crotto", ya que ambos locales funcionaban como posta de recambio de caballos y de descanso. Luego de ver el potencial de la zona, un comerciante de Tordillo llamado Eusebio Roch compró campos en la zona y el primer negocio mencionado que lo llamó "El Aragonés", recordando la provincia española que lo vio nacer.

Según la recopilación de datos hecha por los vecinos de la región, María Victoria Roch, hija del comerciante, organizó el pueblo como se lo conoce actualmente e instalo la panadería, una farmacia, otras cuestiones necesarias para que los vecinos puedan vivir con todas las comodidades, una Iglesia y hasta un periódico. Finalmente, fue llamada con el apellido de los fundadores en honor a su entrega por esta localidad. 

La primera panadería continua en pie y sigue preparando los ricos panes de campo. 

Turismo gastronómico e histórico 

En la actualidad, la importancia del pueblo deriva de la conservación intacta de las típicas costumbres de campo. Por un lado, se encuentra la pulpería detenida en el tiempo “Esquina de Crotto”. Como almacén de ramos generales, fue provisión para los habitantes de las cercanías y estancias vecinas; también fue el lugar donde muchos paisanos se acercaban a participar de las famosas carreras cuadreras (caballos). También está la pulpería "El gualicho" que hoy en día ofrece a los visitantes ricas comidas regionales y productos de campo. 

Otro edificio emblemático de Villa Roch es su acogedora y humilde capilla que está pintada de un amarillo claro que destaca de los altos pastos de la llanura. Además, esta particular construcción es parte fundamental de su historia porque está dedicada a la Señora de Fátima y su apertura se estableció en la misma fecha de fundación de la localidad, 12 de octubre de 1952.

Las pulperías son una excelente opción para almorzar. 

Otro punto turístico de Villa Roch es el histórico Puente de Hierro que fue construido a principios del siglo XX. En su construcción participaron prestigiosos ingenieros y obreros de distintas nacionalidades. La relevancia de él está marcada por la planificación de la red de canales de la Provincia y la estructura es parte del paisaje que caracteriza a la geografía regional. En esta área, también se puede disfrutar de la tranquilidad del río que baña las tierras de la localidad y de sus lindos campos

A lo largo del camino del paraje, se pueden encontrar muchos puestos de fiambres y productos caseros como "La picada de Mariana y Diego", "El Viejito", "La familia", "El millonario", entre muchos otros. 

El puente puede ser recorrido a pie. 

 

Ver comentarios