Tras una semana de angustia por parte de la familia de Naiara Durán, quien se encontraba desaparecida junto a su hijo de 2 años, llegó el alivio ya que ambos fueron hallados por efectivos policiales locales en la ciudad de La Paz.

Cabe destacar, que la joven de 23 años, oriunda del partido bonaerense de San Pedro, viajaba como mochilera desde octubre pasado junto a su hijo, que el 21 de julio pasado cumplió 2 años. Su familia recibió un aviso desde Bolivia porque la joven había dejado al niño en un hostel y desapareció junto a un muchacho de la ciudad de Rosario, compañero de viaje a quien acusan de ser responsable de su desaparición.

Desde que emprendió el viaje, Durán se comunicaba habitualmente vía Facebook con su familia, especialmente con su abuela Elsa, quien le había pedido que no dejara de conectarse y enviar noticias sobre su paradero.

Sin embargo, desde que una mujer de nombre Gladys se comunicó para informarle que el niño había quedado solo en un hostel y que lo llevaron ante las autoridades bolivianas, que lo mantenían en resguardo en una guardería, la situación se tornó complicada, por eso viajaron la madre, un tío y el marido de la abuela.

Encuentro y pedido por el niño

Pasado el mediodía del lunes, la familia de Naiara ya se había reencontrado con el niño y según informaron a LaNoticia1.com, luego lo hicieron con ella.

Ahora, la familia debe tramitar la recuperación formal del niño de 2 años para regresar con ambos a la Argentina, donde la joven deberá volver a someterse a algún tipo de tratamiento contra las adicciones, puesto que la situación que derivó en su búsqueda está relacionada con esa problemática.

Naiara viajó desde Rosario con un joven y fueron a Córdoba a Salta, de pueblo en pueblo, como viajeros, y desde La Quiaca, Jujuy, cruzaron a Villazón, Bolivia, desde donde arribaron a La Paz.

Lo cierto, es que ya habían tenido desconexión y hace alrededor de un mes, ella estuvo dos semanas sin conectarse con la familia. En ese momento, ella les pidió a sus familiares que se queden tranquilos, que estaba bien. Pero hace poco más de una semana le contó a su tía que se quería volver a San Pedro, que se había peleado con su compañero de viaje y que querían que la fueran a buscar a La Quiaca. Luego no volvió a comunicarse y en la familia creció la preocupación.

¿Problemas de adicción?

Los familiares indicaron que Durán tiene problemas de adicciones desde adolescente, de hecho, en los últimos años, la familia la ayudó a luchar contra ese padecimiento y estuvo internada en diversos centros de recuperación de San Pedro.

En octubre del año pasado, cuando decidió emprender el viaje, su plan era “cambiar de aire”, dejar el entorno que la mantenía y tratar de encauzar su vida desde otro lugar.

Por eso viajaba con otros mochileros, con malabaristas, trabajando de pueblo en pueblo en la calle, viviendo en hostels, compartiendo la vida nómade de los artistas callejeros. Sin embargo, la situación se complicó hace semanas aunque la historia tuvo un final feliz.