En julio de 2021 se conoció la historia de seis hermanitos de Salta que no querían ser separados y necesitaban una familia que los adoptara. Los niños y niñas de entre 7 y 12 años finalmente encontraron el final feliz que tanto anhelaban: permanecer juntos. Jorge Víctor, una pareja cordobesa, se enteraron de su situación y no se quedaron de brazos cruzados.

Ambos habían iniciaron los trámites para adoptar a los seis hermanos: un nene de 12 años, una nena de 11, dos gemelos de 10, un nene de 9 y una nena de 7. Uno de los papas compartió su emoción en las redes sociales.

 

 

 

En diálogo con Arriba Córdoba, Jorge dio detalles de cómo fue el proceso: "Fueron 43 días desde el primer llamado para la entrevistas, desde el área de Derechos Humanos de Salta". 

"Hicimos pruebas, test psicológicos y llegamos al 21 de octubre, en que nos dieron la guarda de vinculación. Ahí empezó una historia muy linda, los chicos estaban muy entusiasmados, solo pedían una familia", recordó Jorge. 

Además detalló que de las más de 100 consultas que recibió el área correspondiente sobre la adopción de los menores, sólo dos familias lograron conseguir la entrevista de "despeje". Es una de las instancias que la justicia salteña considera fundamental para conocer cuáles son las aptitudes que los postulantes poseen para la constitución de una familia.

Unos meses después de iniciado el trámite y atravesadas las diferentes instancias, tanto Jorge como Víctor conocieron a los hermanitos en noviembre y el mes pasado obtuvieron la guarda definitiva de los menores. El pasado 17 de diciembre los pequeños arribaron a su nuevo hogar en Córdoba.

 

 

 

"La ansiedad de ellos era inmanejable, quería estar en Córdoba. Todo esto se dio el 13 de diciembre, estuvimos en la audiencia final y obtuvimos la guarda definitiva. El 17 de diciembre llegamos a casa", aseguró Jorge.

La dura lucha por adoptar en Argentina

Antes de la adopción de los seis hermanos que no querían separarse, la pareja había hecho un intento por conventirse en padres de una bebé que cuidaron durante un año y medio, pero no lograron obtener su guarda definitiva. 

Durante un año y medio fueron una familia de tránsito para la pequeña, pero ahora ella se encuentra con su familia biológica. De todas maneras, aún mantienen el vínculo ya que para la niña aún siguen siendo "sus papás". 

En una de las visitas que realizaron a Buenos Aires para visitarla fue cuando recibieron el llamado más esperado desde Salta.

“Habíamos dicho que no nos íbamos a meter más en esto, fue durísimo. Por suerte la familia que la tiene actualmente entendió que solo queríamos el bien para ella y podemos mantener el vínculo”, expresó el papá adoptivo de los seis hermanitos.

En cuanto a la decisión  de convertirse en padres de seis niños, recordó que "fue consensuada" y pensaron en que ya habían vivido "todo".

"Viajamos por todo el mundo, tenemos casa, auto y trabajo. Dijimos 'por qué no cambiarle la historia a estos peques'". Y así lo hicieron, los seis hermanos salteños encontraron una familia y mantuvieron su deseo de no ser separados. 

Ver comentarios