Antonio Rebolini, más conocido como Antonio Grimau, es uno de los actores más reconocidos y queridos de la Argentina, sin embargo, antes que llegara el éxito y la fama, su vida era muy compleja y dolorosa. A pesar de sus duras vivencias, nunca se dio por vencido, logro cumplir su gran sueño de actuar y actualmente, el destino le sigue dando nuevas oportunidades en el país vecino de Uruguay

Nació en la localidad bonaerense de Remedios de escalada en una familia numerosa de clase media. Su papá era carnicero y su mamá ama de casa, ambos habían llegado del pueblo de 25 de Mayo con el deseo de mejorar sus vidas y tuvieron 5 hijos. Pese a las dificultades diarias que podían vivir, eran muy felices, de hecho el actor en una entrevista resalto que eran como los Campanelli, pero la desgracia todo su puerta. Cuando el intérprete tenía 12 años, la enfermedad hizo que en siete meses murieran su padre y dos hermanos. Como si fuera poco, meses después su madre murió de tristeza. Luego de estos terribles sucesos, su hermano mayor, Rolando, se hizo cargo de él. 

Antonio Grimau perdió a gran parte de su familia cuando era un nene. 

Una historia de sacrificio  

A raíz de la muerte de sus padres, Grimau debió empezar a trabajar a los 12 años. Como no tenía experiencia, paso por distintos rubros hasta que llego a su gran pasión. Primero fue vendedor de un bazar ubicado en Lanús. Luego, se desarrolló en una fábrica de pastas artesanales y más tarde en una fábrica de pan en Barracas. Tiempo después incursionó en una fábrica de zapatos donde sacaba clavos y fue peón de obra, sobre todo trabajaba con brea líquida y acarreo. Además, fue vendedor de shampoo, pintor e hizo un sin fin de changas.   

Mientras se empleaba en distintos ámbitos, también estudiaba en una escuela industrial. Cuando cumplió 16 años, decidió seguir su vocación de actor pese a la resistencia de su hermano mayor. Un día, vio un aviso del Teatro de Almagro que buscaba actores para conformar elenco para una obra de autor nacional. Sin dudarlo, se presentó a la prueba con un amigo, el amigo se fue, y él se quedó. Desde su primer papel, que no tenía letra, su carrera comenzó a tomar forma. 

Grimau debutó como actor cuando tenía 16 años. 

Su primera participación profesional como actor fue en 1964 en la película "Buenas noches, Buenos Aires". Tiempo después, llego su primera oportunidad en la pantalla chica con "El bulín". Poco a poco se fue instalando en la industria hasta que la pegó como galán de telenovela. Sus trabajos más destacados fueron en "Rolando Rivas, taxista", "Dos a quererse", "Tu rebelde ternura", "Una mariposa en la noche", entre otros. En cuanto al cine, uno de los proyectos más ambiciosos que tuvo en su carrera fue el film "La Mary" con Susana Giménez y Carlos Monzón. 

Se destaca que Grimau, pudo superar el estereotipo de hombre apuesto  y se pudo destacar tanto en las comedias, dramas y hasta encarno míticos villanos de la televisión nacional como en "Ricos y famosos", "Soy gitano", "Padre Coraje", "Hombres de honor", entre muchos otros. Además, es importante señalar que su trabajo no solo se disfrutó en Argentina, sino que  recorrió distintas ciudades del exterior haciendo teatro junto a Cristina Alberó. Asimismo, encarno al cantante más popular de Argentina, Sandro. Este personaje le dio muchas satisfacciones y lo hizo ganador de un Martin Fierro a "Mejor actor". 

Grimau tiene más de 50 años de carrera y fue parte de innumerables éxitos. 

 Vida personal muy reservada

Desde 1973 hasta 1980 tuvo una relación con la conocida actriz, Leonor Manso. De esta convivencia nació, Lucas Antonio Rebolini Manso, quien el 16 de marzo de 2010, cambio para siempre la vida de la familia. El hijo de 36 años de edad, fue hallado muerto tras estar desaparecido desde el 6 de febrero de ese año. Fue encontrado por la policía en la vía pública, desnudo y desorientado. Ingresó inmediatamente al Hospital Fernández donde permaneció 4 días inconsciente en terapia intensiva. Finalmente, falleció el 10 de febrero a raíz de una insuficiencia respiratoria y un paro cardíaco. En aquel momento el cuerpo fue llamado como un N/N, pero luego de que su padre hiciera pública la desaparición se pudo corroborar que era el quién había tenido el triste final. Las causas de su grave estado aún siguen siendo una gran incógnita.  

Luego de separarse de la intérprete, Grimau tuvo otras parejas. Con Zonia Tela tuvo a su hija Luciana, que vive en Merlo, San Luis y quien ya hizo abuelo al actor de 4 nenas llamadas Brisa, Valentina, Zoe y Olivia. También mantuvo una relación con Cristina Sánchez y de este amor nació la tercera hija, Antonia, que vive actualmente en la misma casa con él. A lo largo de los años, se lo ha vinculado con muchas mujeres 

Grimau y Manso reconciliaron su amistad después de muchos años y dolor por la muerte de su hijo Lucas. 
Actualmente, el actor está instalado en la ciudad costera uruguaya, Punta del Este. Este año tiene el gran desafío de acompañar a la reconocida conductora de los teléfonos, Susana Gimenez, en la célebre obra de teatro "Piel de Judas". Asimismo, está aprovechando su nueva residencia para descansar y disfrutar de buenos momentos con amigos. 
Ver comentarios