Luego del título de la Copa América, los jugadores argentinos no habían pisado suelo local para disputar ningún partido, y menos con público. Tras cientos de días de espera, la Selección Argentina juega de local, con su gente en las tribunas.Una situación más que especial para Lionel Messi, quien fue efusivamente ovacionado ni bien puso un pie en el verde césped. Evidentemente lo motivó, ya que unos minutos más tarde tiró un hermoso caño y metió un golazo. Una pincelada que sirvió como entradita para lo que vino despúes.

Emocionante. La gente volvía a entrar a una cancha de fútbol para alentar al combinado nacional, pero no cualquiera, uno que viene de levantar una copa tras 28 años y encima derrotando en la final a Brasil… ¡en el Maracaná!. El escenario no podía ser mejor y el recibimiento no fue menos. Apenas los jugadores entraron a la cancha los canticos fueron ensordecedores. Además del esperado, se escuchó un “scaloo, scaloo”, “fideeeo, fideeeo” y por supuesto, “¡Dale campeón!”.

Argentina no visitaba el Monumental desde el ciclo de Jorge Sampaoli.

Para no ser menos, el nuevo número 30 del París Saint Germain (PSG), devolvió el cariño con una obra maestra. Recibió de espaldas un pase de Leandro Paredes, giró con caño incluído y desenfundó un violento zurdazo a la escuadra. Este no fue un gol cualquiera, ya que le permitió alcanzar a Pele como máximo goleador de una selección sudamericana, con 77 tantos. 

Mirá el 1-0 de Messi

Vale la pena recordar, que el último partido de los dirigidos por Lionel Scaloni con gente, fue hace un rato largo. Precisamente, fue el pasado 8 de noviembre del 2019 en la Provincia de San Juan, cuando se disputó un amistoso frente el combinado de Nicaragua. En aquella oportunidad, se ganó por 5-1- ¿Los goles? Dos de “Leo”, uno de Roberto Pereyra y otros 2 de Lautaro Martínez. Descontó Juan Barrera en el minuto 90 para decretar el resultado final.

"Leo" Messi llegó a los 77 goles con la Selección Argentina.

No contento con esto, decidió que tenía que marcar otra vez... y de que manera. Con el equipo merodeando fuera del área boliviana, tiró un par de paredes con Lautaro Martínez para entrar al área, desparramar algún que otro defensor y cruzar la pelota a la derecha del arquero. A muchos les habrá entrado el recuerdo del toqueteo que realizaba hasta hace poco con Jordi Alba en el Barcelona.

Doble pared con Lautaro y adentro

El aforo que se concentró en el estadio Monumental para disfrutar el golazo previamente relatado fue del 30%, el equivalente a unos 21 mil personas. A su vez, la última vez que la selección disputó un choque en la cancha de River Plate fue durante el ciclo de Jorge Sampaoli, en un empate a uno contra Venezuela.

“En principio, una alegría enorme que la gente pueda venir a ver a la Selección, lamentablemente con el aforo limitado, pero es un avance increíble que puedan venir a ver a los jugadores. Es una sensación linda. El caso de los festejos, lo dejaría para después del partido porque ahora lo que importa es ganar los tres puntos ante Bolivia y luego disfrutar con la gente el logro que no pudimos festejar con la gente por las circunstancias”, declaró Lionel Scaloni previo al partido.

En cuanto al tercer gol de la noche, quizás el menos vistoso de del "10", pero no por eso menos importante. Luego de un par de carambolas, la redonda la cayó a Leandro Parades, quien disparó cruzado abajo provocando la estirada y el rebote largo del arquero Lampe, capitalizado por Messi para decretar el 3-0.

Rebote de Lampe y hat-trick de Messi

Al terminar el encuentro, por supuesto se desató la fiesta. Había que festejar la Copa América con el público argentino. Apareció Claudio Tapia con el trofeo, se lo entregó al capitán que lo levantó al grito general de “¡Dale campeón!”.

Posterior a esto, se habilitó un escenario para que la gente y los jugadores disfruten mientras festejaban. Jimena Barón y Luck Ra cantaron a dúo “El Campeón”, la canción oficial de la conquista albiceleste. Más adelante, fue el turno de los Totora, quienes interpretaron un par de temas de bailanta para sumarle a la noche.

Reviví la emoción del "10"

Los futbolistas bailaron (el “Papu” Gómez no podía faltar), bromearon entre ellos y se divirtieron durante el acto. Sin embargo, hubo uno que se emocionó, lloró de alegría y se sintió liberado. Estamos hablando de Lionel Messi. “Es un momento único por cómo se dio y después de tanto esperar. No había mejor manera de que sea y poder estar acá festejando es algo increíble”, comenzó ya visiblemente conmovido.

 “Mi mamá y mis hermanos están en la tribuna. He sufrido mucho también. Estoy muy feliz”, finalizó ya llorando y fue a abrazarse con sus compañeros.

Mirá la ovación a Lionel Messi

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos