Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile lanzaron este martes su candidatura oficial para ser sedes del Mundial 2030, con un mensaje cargado de historia con miras en convencer a la FIFA de que la máxima competencia futbolistica se desarrolle en el continente donde se desarrolló el primer toreno.

El acto se llevó a cabo en el mítico estadio Centenario de Montevideo, donde el local se consagró campeón con el triunfo 4-2 ante la Argentina, en la primera edición de un campeonato del mundo, en 1930. 

 

Las autoridades de las cuatro federaciones implicadas se dieron cita en compañía de funcionarios gubernamentales, entre ellos el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, aunque no estuvo entre los oradores.

Rodolfo D'Onofrio, expresidente de River, acudió en representación de la AFA, ante la ausencia de Claudio Tapia por encontrarse en L'Alcudia, España, donde acompaña a los distintos planteles argentinos en un torneo juvenil.

 

El titular de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, dijo presente y se situó en el medio de los oradores de la conferencia de prensa.

"FIFA debe asumir esta responsabilidad. En la acción para recordar los 100 años del Mundial nos vemos muy partícipes. Debemos consensuar y que nos reconozcan, porque hay una deuda histórica", señaló Domínguez.

 

"La posibilidad de la apertura de Uruguay, luego Argentina, Paraguay y Chile, es el sueño de un continente. Sudamérica entiende que el fútbol tiene que reconocer y no disputar. Habrá más mundiales, pero 100 años se cumplen una vez y se debe volver a la casa", añadió Domínguez.

Ver comentarios