El tercer fin de semana de enero suele ser un éxito garantizado en la costa argentina, ya que miles de autos agarran la ruta dos para pasar mínimo dos días en sus destinos predilectos. Sin embargo, en esta oportunidad un invitado no deseado se coló entre los coches: la lluvia. Lamentablemente, los días grises pisaron con fuerza en ciudades como Mar del Plata, Cariló, Villa Gesell y Pinamar, entre otros.

Para quienes llegaron a principios de la segundo quincena, fueron testigos de un desmejoramiento marcado en las condiciones del tiempo, que los obligó a alejarse de la orilla y a replegarse en la carpa, en el departamento, casa o en el centro. Es por esto que muchos ya empezaron a preguntarse lo lógico, ¿Cuánto falta para que vuelva el sol?

Además de ser una molestia para los turistas, la fuerte caída de agua del cielo también dificulta la circulación por caminos no asfaltados o calles de arena, dado que se empiezan a formar los clásicos que baches. Quienes sí pueden estar agradecidos son los comercios céntricos, como cafés o confiterías, cuya concurrencia es directamente proporcional a las lluvias y tormentas.

El frente frió también se camufló con la lluvia.

Cindy Fernández, comunicadora del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), le confió al medio La Nación que: "Lo que está ocurriendo es que después del calor de la semana pasada toda la zona quedó con una masa de aire que sigue siendo levemente calurosa, como es típico de esta época del año, pero que tiene muchísima cantidad de humedad, lo cual permite que la atmósfera tenga mucho contenido de agua disponible para precipitar”, explicó la especialista.

“Además, en estos días estuvo avanzando un frente frío que quedó posicionado en el centro de la Argentina y sobre todo en el centro de la provincia de Buenos Aires, donde está bastante estático y con poco movimiento. Y a esto se le suman algunas perturbaciones en altura, dos situaciones que son gatillantes de las precipitaciones”, añadió. En ese sentido, las lluvias recién cesarían el día lunes y el sol saldrá con mayor esplendor el jueves.

Otro de los factores que Fernández señala como responsable del mal  tiempo es el viento del  este, combinado con el aire húmedo que llega desde el Océano Atlántico.

En adición, “el fenómeno es llamativo porque se prolonga en el tiempo, pero no deja de ser una simple y sencilla lluvia. Tras el jueves, viernes, sábado y domingo empezará a estabilizarse. Después, dejará de llover, pero no es que va a haber un sol resplandeciente”, indicó Diego Diez, quien ejerce como director de Defensa Civil de Pinamar.

Pronóstico para la costa tercera semana de enero

El SMN anunció que el cielo se encontrará nublado y habrá un 70% de probabilidades de lluvias, sobre todo para las primeras horas del día. Si bien desde este lunes las condiciones mejorarán a días parcialmente nublados con máximas de 27 grados, las mejores condiciones meteorológicas llegarán el jueves. A partir de ese día los cielos estarán despejados, pero con temperaturas un poco más bajas, a causa de la llegada de una masa de aire frío.