El pasado 6 de agosto, Miguel Cantero, un colectivero de la línea 74, se volvió viral por una publicación de Twitter que hizo Julián Rossi, uno de sus pasajeros. En el tuit el jóven compartió su gratitud y admiración por el trabajo del conductor y explicó la peculiar manera que adaptó Miguel para que el viaje de sus pasajeros regulares fuera más digno y seguro.

Miguel Cantero se desempeña como chofer desde hace 22 años. Hoy tiene 48 años y decidió armar un grupo de WhatsApp con las personas que viajan todos los días con él para que no perdieran el colectivo.

"Surgió de un hecho que podría haber sido de inseguridad. Dos motochorros arrinconaron a dos pasajeras de Pergamino y Juncal; y después de eso me puse a pensar, a ver qué se podía hacer para que el colectivo llegue y el pasajero esté seguro", relató el colectivero oriundo de La Boca en una charla por teléfono. 

 

Miguel Cantero trabaja en la Línea San Vicente hace 22 años.

"Entonces armé el grupo de WhatsApp y empezaron a sumarse de a uno, dos, tres, quince, veinte y ahora somos noventa. Salgo de la terminal, comparto la ubicación en tiempo real y después el primer pasajero que sube les va avisando a los otros", concluyó diciendo.

Miguel es porteño pero está radicado en Guernica, donde vive con su esposa desde hace 32 años y su hijo de 13. Su vínculo con los colectivos surgió de una manera muy espontánea.

 

"Un día me levanté a las 5 de la mañana y le dije a mi señora: ‘Voy a ser chofer de colectivo’ y ella me miró cómo diciendo: ‘¿Qué tenés que ver con los colectivos?’. ‘No sé’, le dije. Me presenté, dije que quería trabajar, hice todas las pericias que tenía que hacer, hice los cursos y acá estoy".

La línea 74 de la empresa San Vicente se convirtió en su lugar en el mundo y siempre continuó trabajando para esa compañía de la zona Sur del Gran Buenos Aires: “Hay un buen ambiente laboral", aseguró.

 

Qué pasó tras la viralización del tuit

El posteo se hizo viral rápidamente y los comentarios y las reacciones no tardaron en llegar y a pesar de que casi todas las respuestas fueron positivas, algunas le trajeron problemas en su trabajo.

"Traté de tenerlo medio entre voces calladas porque es algo pionero. Vos no sabés cómo lo pueden tomar los demás, algo que muy pocos hacen. Uno tiene que hacer el bien sin mirar a quién. Lástima que el chico, con todo el amor que me tiene, me comprometió un poco laboralmente porque, reitero, eso se dio en mis horas laborales", afirmó Miguel.

"Pero esos audios que se viralizaron son de un día que yo tuve que ir a hacer un trámite a Capital y, como soy tan obsesivo con mi trabajo, coincidí la salida de mi servicio y me subí como pasajero para viajar a Capital", explicó el colectivero para aclarar que no envió audios por WhatsApp mientras conducía.

Ver comentarios