Es muy sabido que a donde quiera que vaya, L-Gante levantará pasiones. En esta oportunidad, realizó una aparición no muy larga pero intensa en un recital en la provincia de San Luis. La duración no se alargó más porque el público, completamente entregado hacia el artista, comenzó a subirse al escenario para poder tocarlo, abrazarlo y besarlo.

Cuando se puso la camiseta de en club de fútbol local, el descontrol fue tal que la seguridad designada para el evento, aproximadamente 10 agentes, no pudo contener a la muchedumbre y fue este el motivo por el que el cantante tuvo que dejar el escenario. Esto tuvo lugar en el estadio club Victoria, ya que se encontraba realizando una gira en el distrito puntano.

L-Gante llegó al club La Victoria a las 3 de la mañana.

Según trascendió, el desmadre un tanto antes de su aparición, cuando el grupo Crack Cumbiero, que se encargó de calentar los motores previo a la llegada de Elián Valenzuela. Mientras sonaban sus temas, algunos comenzaron a saltar la valla que separaba al sector VIP. En ese momento, el personal encargado de la seguridad transmitió a estas personas que debían retirarse. Aunque algunos lo hicieron, otros no acataron las órdenes, dando lugar al principio del fin del recital.

Antes de irse, el cantante se sacó fotos con la gente

A medida que avanzó la noche, se hicieron las tres de la mañana y aparecía el “cantante del momento”, con ropa una tanto ancha y acompañado por un grupo de bailarinas. Aunque, como ya mencionamos, su show duró solamente media hora, sonaron todas sus canciones más populares, como "Siempre andamo' activo" y “Bar”, su último sencillo. En cuanto a este último, lo hizo en colaboración con “Tini” Stoessel y hasta el momento de escribir esta nota, araña las 22 millones de reproducciones en YouTube.

El cantante estuvo en San Luis el 19, 20 y 21 de noviembre.

La cosa se empezó a complicar cuando comenzaron a aparecer niños perdidos en el escenario. Cuando ya eran 3 los que acompañaban al artista, este bromeó diciendo que “de a poco nos convertimos en un jardín de infantes". Fiel a su estilo, L-Gante cantó junto a estos niños mientras trataban de ubicar a sus padres. Misión cumplida, ya que ni bien terminó de cantar junto a su ídolo, mamá y papá lo estaban esperando al filo del escenario. Por supuesto, le sacaron una foto con Valenzuela.

A pesar de lo sucedido, L-Gante le dio el gusto a sus fanáticos

Luego de esto, el locutor, parte del "staff" del músico, manifestó que "si seguimos así vamos a tener que suspender y será una pena porque los chicos no tienen la culpa de lo que sus padres hacen por una simple foto". Esto lo dijo porque aparentemente algunos padres mandaban a sus chicos a subirse al escenario para “ligar” una foto. Este comentario le valió a esta persona una silbatina por parte del público.

Esto anticipó lo que vino después, ya que más niños subieron, sucedidos por varias personas que se subieron al escenario a bailar y otras que se colgaron de los parlantes. Esto colmó la paciencia del L-Gante y de sus colaboradores, ya que se retiraron del escenario luego de agradecer brevemente a quienes asistieron.

Por supuesto que, en el trayecto e incluso dentro del vehículo que lo transportaba, el artista le dedicó un tiempo a todos los seguidores que le pidieron una foto, un abrazo y hasta saludos para familiares y amigos.