Internet, en especial las redes sociales, suelen ser una herramienta poderosa de visibilización: usuarios de todo el mundo las utilizan para echar luz a diversas situaciones, como denuncias, escraches, descargos o, simplemente, compartir cotidianidades para ponerlas bajo el ojo crítico de los internautas, que no demoran en dar sus opiniones más diversas.

En este caso, la situación fue bastante peculiar. Un hombre realizó un “autoescrache” en la plataforma Facebook: tras verse entre la espada y la pared, publicó él mismo unas imágenes con su amante, quien lo habría amenazado con hacerlas públicas si no le daba a cambio una abultada suma de dinero.

 

Como consigna el sitio web de noticias Qué Pasa Salta, ambos se conocieron en un grupo de Facebook, cuando comenzaron a dialogar a espaldas de la esposa del hombre. Luego de algunos días de interacción, decidieron ponerle fin al misterio y planearon un encuentro.

De dicha reunión, surgieron imágenes consentidas en las cuales se ve a la prematura pareja disfrutar el tiempo juntos, aparentemente muy mimosos y a gusto con la situación.

Algo cambió cuando la mujer le solicitó una importante suma de dinero al muchacho, a cambio de mantener silencio sobre su encuentro y para no hacer públicas las comprometedoras postales del encuentro.

La pareja se conoció a través de un grupo de Facebook.

Para ponerle fin a la extorsión y librarse de la presión que estaba sintiendo, el hombre tomó una drástica pero valiente decisión: el auto escrache. Es así que fue él mismo quien posteó las imágenes en la red social: “Esta señorita del grupo me está tratando de extorsionar con una fuerte suma de dinero, me amenaza con contarle a mi señora y divulgar estas fotos donde aparezco con ella”, comenzó el posteo el caballero.

Y realizó una importante aclaración: “Cabe resaltar que me tomé las fotos bajo la influencia del alcohol y tal vez algún estupefaciente que muy cobardemente esta señorita echó a mi bebida”.

Para que no queden dudas sobre su confuso accionar, decretó: “Antes que cumpla su cometido prefiero mil veces compartir las fotos yo”.

 

La historia salió de las fronteras de Facebook y se divulgó por varias plataformas y redes sociales, desatando comentarios desopilantes que iban desde felicitaciones para el hombre por su valentía, otras personas tratándolo de traidor y algunas deseándole que obtenga su merecido por haber engañado a su esposa.

También, hubo quienes dudaron de que haya estado bajo los efectos del alcohol y las drogas, supuestamente administradas por su amante sin su consentimiento: “Drogado, borracho y en una prueba de vestuarios... Si, si, si, hijo mío, estás perdonado; ya puedes ir en paz”, ironizó una usuaria.

Ver comentarios