Tamara Báez, la novia de L-Gante, volvió a generar revuelo en las redes sociales. En esta oportunidad, llamó la atención de sus más medio millón de seguidores en Instagram, luego de compartir una foto súper hot con su conjunto preferido para dormir junto al músico.

La carrera del cantante de “Cumbia 420” continúa en ascenso. Tras recibir el acompañamiento de sus seguidores y un fuerte reconocimiento por parte de la industria musical, Elian Ángel Valenzuela suma shows en el país y en diferentes partes del mundo.

 

Mientras se dedica a la música, mantiene una intensa relación con su novia de la adolescencia, Tamara Báez, y con Jamaica, la hija que tienen en común. Si bien atravesaron momentos de rispidez ante una supuesta traición del cantante, hoy comparten su día a día con mucha emoción.

 

En esta ocasión, la joven influencer (con casi 700 mil seguidores en Instagram) captó la atención de su público al compartir una foto con su conjunto preferido para dormir con L-Gante. Ella optó por uno de encaje blanco con doble tira en la cintura, que deja a la vista su tatuaje en las costillas.

 

Tamara Báez compartió una foto con el conjunto que usa para dormir con L-Gante.
Tamara Báez compartió una foto con el conjunto que usa para dormir con L-Gante.

Pese a publicar la foto, Báez sufrió, en su momento, las constantes críticas del público hacia su cuerpo. “Ahora estoy en el proceso de aumentar de peso. Me saltó tiroides y Jami (su hija) me está consumiendo literal. En vez de criticar, guarden sus palabras”, lanzó furiosa.

 

 

La repercusión de Tamara Báez en redes sociales

 

La joven de General Rodríguez suele compartir su vida diaria a través de las redes sociales. Luego de haber sufrido un hackeo en su cuenta principal de Instagram, hoy aprovecha cada oportunidad para aumentar sus seguidores, ya sea generando nuevo contenido o mediante canjes.

 

Incluso, hace pocos días, recibió múltiples críticas por mostrar las compras que realizó en su visita al shopping, junto a su beba Jamaica. Muchos la juzgaron de “ostentar y aparentar” la plata por compartir la indumentaria que había adquirido.

 

Sin embargo, ella no se quedó callada ante la acusación de “haber cambiado por la guita” y respondió determinantemente: "Me iba en colectivo a este mismo shopping que fui hoy, dos horas de viaje, por mi par de zapatillas preferidas. Salía feliz solo con eso. Los gustos son siempre los mismos, yo no cambié. No muestro para presumir, muestro porque a la gente que me quiere y me sigue le entretiene lo que subo. Si no les gusta, ya saben, bebés".

Ver comentarios