El hincha de Boca detenido el martes por la noche en Brasil tras realizar gestos racistas en el partido ante Corinthians, por la Copa Libertadores, fue liberado tras haber pagado una fuerte multa de alrededor de 69.000 pesos.

Leonardo Germán Ponzo recuperó la libertad luego de que la jueza interviniente le dé la posibilidad de salir con el resarcimiento económico, aunque quedó imputado por el delito de injuria racial, que prevé entre 1 y 3 años de prisión.

El hincha xeneize, de 42 años, y oriundo de Mendoza, recibió una denuncia por parte de un simpatizante del equipo brasileño que se sintió agraviado cuando lo observó gesticular, imitando a un mono, dirigiéndose a sus rivales.

El lamentable suceso fue seguido de cerca por el consulado argentino, que tiene un protocolo especial para asistir a compatriotas con problemas legales en eventos masivos, sobre todo en los partidos de fútbol.

 

El repudio de Corinthians

"Corinthians repudia todos y cada uno de los actos de racismo y discriminación y agradece a la Policía Militar por su eficiente apoyo. Este hecho solo refuerza la importancia de nuestra lucha por un fútbol libre de odio", comunicó oficialmente el club paulista.

Este hecho de Boca se le sumó al de hace dos semanas en el estadio Monumental cuando un simpatizante de River le tiró una banana a los hinchas de Fortaleza, ante la mirada cómplice del resto de los presentes en esa zona de la tribuna.

 

La reacción de Boca

Boca respondió manifestando su repudio y anunciando medidas disciplinarias para el hincha discriminador.

"El Club Atlético Boca Juniors expresa su absoluto repudio a los gestos racistas y xenófobos de un hincha hacia los simpatizantes de Corinthians. En la próxima reunión de Comisión Directiva se analizarán las medidas a implementar y las posibles sanciones a aplicar", expresó el comunicado del club xeneize.

 

Ponzo posando con una bandera de Bowen, su localidad natal. (Facebook)
Ver comentarios