Luego de emprender una campaña conmovedora, Coni, una nena de 9 años que quedó cuadripléjica y sin poder hablar tras un grave accidente en el que murieron sus papás, ya está en Tailandia para comenzar un tratamiento alternativo.

Los abuelos y familiares de La Plata reunieron los fondos necesarios el año pasado. La esperanza es que mejore su calidad de vida e incluso pueda volver a caminar. La vida de Consuelo Eiras Sáez y su familia dio un trágico y total vuelco en febrero de 2019.

Augusto Eiras y María Carolina Sáez, padres de Amparo y Coni, viajaban en su auto por la ruta camino a Brasil y un terrible accidente causó la muerte de la pareja. Las nenas, de 6 y 9 años entonces, sobrevivieron, y a la más chiquita los traumatismos le dejaron graves secuelas hasta hoy: no puede caminar ni hablar.

Coni
La madre y el padre, junto a sus hijas. Lamentable ambos perdieron la vida.

Ambas, en su momento, fueron trasladadas en grave estado al hospital de Concordia, donde la menor de las hermanas estuvo internada en terapia intensiva varios días. Desde entonces, las nenas quedaron a cargo de los abuelos y tíos, quienes se encargan de la crianza y los cuidados en relación con la salud.

Los quirófanos y los tratamientos continuos pasaron a ser parte de la cotidianeidad de ellos y de las nenas, que pasaron semanas enteras en el Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata, y también en el Fleni de Escobar, donde permaneció Coni hasta febrero de 2020.

Tras más de dos años de búsqueda, rehabilitación y lucha, apareció una posibilidad concreta para el futuro: para mejorar su calidad de vida y volver a caminar. Solo se realiza en Tailandia y para poder costearlo encabezaron una campaña solidaria en agosto de 2021.

Coni
La clínica Beike Biotechnology de Tailandia ofrece ese tratamiento para el padecimiento de Coni.

Lo impactante fue que en poco menos de una semana lograron juntar el cien por ciento de los fondos, 35.000 dólares, para cubrir el tratamiento. Después de una ansiosa espera y meses de preparativos, las nenas junto a su abuela Silvia Coronel y su abuelo Alfredo partieron a destino. "Ya estamos instalados en el hospital. Nos recibieron de una manera hermosa, la atención es espectacular", confirmó Coronel.

Coni tiene cuadriparesia (debilidad muscular en las cuatro extremidades), por lo que no puede caminar, y comprometido el lenguaje y la vista. De acuerdo con lo que había adelantado la mujer a este medio, tras agotar las posibilidades de tratamientos disponibles en el país para mejorar su calidad de vida, dieron con esta posibilidad en el exterior.

"Buscamos un tratamiento de medicina regenerativa. Primero hicimos consultas en California (Estados Unidos), en España, y después llegamos a Tailandia", contó. Se trata de un procedimiento que se realiza con células madre en la clínica Bike Biotechnology, de Bangkok. Consiste en ocho inyecciones que se complementan con distintas terapias en un lapso de aproximadamente 23 días.

Ver comentarios