Por Francisco Nutti
@franNutti

Contratar el servicio tradicional de una empresa de mudanzas en Capital Federal o el Conurbano bonaerense puede costar entre $35.000 y $55.000. "Crónica" consultó a trabajadores del sector, quienes destacaron que "si bien la situación está difícil, los clientes llaman para buscar seguridad y mejor precio"

Decirle adiós a una casa o a un departamento puede provocar un sinfín de miedos e incertidumbres que llegan de la mano de lo desconocido, pero también un dolor de cabeza si el traslado de los muebles y otros objetos de gran tamaño no se organizan con anticipación.

Especialistas recomiendan proyectar la mudanza con 40 o 45 días de anticipación. (Fernando Pérez Ré)

Algunos, con el objetivo de abaratar costos, eligen las camionetas que hacen fletes para llevar sus pertenencias de un lugar a otro, sin importar los riesgos a lo que se exponen, pero también están quienes prefieren un servicio básico de mudanza mucho más seguro.

Según lo relevado por este medio, una mudanza de un barrio a otro en Capital, si se toma como ejemplo el traslado de las pertenencias de un departamento de dos ambientes a uno igual puede costar desde $35.000 a $55.000. En este servicio, la empresa ofrece un camión mediano, embalaje, personal, cajas y canastos. Si alguno de los edificios no posee ascensor y deben utilizarse las escaleras, se puede cobrar un plus.

 

 

"La gente llama mucho y busca precios. En la actualidad hacemos tres trabajos por semana y solo el 30% de las consultas telefónicas se concretan", sostuvo el titular de "Av. Santa Fe Mudanzas", Víctor Vélez, quien destacó que "hace tiempo que los camiones quedaron grandes porque ya no existen familias numerosas, o si las hay, se las arreglan para vivir en ambientes menores". En ese sentido, afirmó que "la mayoría de los que se mudan se llevan las cosas chicas en un auto, y al resto, de mayor tamaño, lo dejan para cargar en un flete".

El costo de la hora de un flete en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) parte de los $1.500 y puede superar los $2.300, aunque en general el mínimo a reservar son dos horas. En el caso de un mini flete, el costo de la hora es de $1.000, y el mínimo a reservar también es de 120 minutos. 

Ahorrarse el desgaste

Para evitar que el proceso de mudanza sea fastidioso, los especialistas sostienen que lo más aconsejable es comenzar a proyectarla con 40 o 45 días de anticipación. Estos plazos permiten planificar y vivir la retirada del lugar de una forma más relajada. El trabajo más fuerte comienza cinco días antes, cuando la empresa hace entrega de las cajas y canastos. En muchos casos, para facilitar la labor, se envía a algún embalador dos o tres días antes para que asesore a los clientes y puedan dar inicio a los preparativos.

 

El más elegido es el servicio denominado básico o estándar: el más sencillo y económico. La empresa entrega cajas de cartón con unos días de anterioridad y es el cliente el que realiza el proceso de embalaje y rotulado identificatorio por ambiente (cocina, baño, living, dormitorio, etc.). Para facilitar la tarea, hay firmas que ofrecen una planilla virtual, que los clientes se pueden descargar desde una página web, que cuenta con una serie de recomendaciones precisas para organizar la mudanza.

Servicio premium

Para aquellos que quieren quitarse todas las preocupaciones y poder disfrutar de un servicio llave en mano o premium -prestación en la que el personal embala y desembala en el destino los objetos personales, siempre ante la presencia de un cliente o de un supervisor de tareas encargado por la firma- el costo total, con traslado, IVA y seguro incluido, ronda los $90.000

"Nosotros nos dedicamos a hacer mudanzas desde el año 2000. Estamos en zona norte, realizamos embalaje sí o sí en todos nuestros movimientos y garantizamos que el cliente quede conforme, que nada se dañe. Todas las cargas nuestras tienen seguro", precisó Matías Casal, de "Premium Transporte y Mudanzas", con casa central en Vicente López. 

El costo total, con traslado, IVA y seguro incluido del servicio premium ronda los $90.000. (Fernando Pérez Ré)

Los servicios adicionales para hacer la mudanza le aseguran al cliente prácticamente desentenderse de la mayor parte de la operación ya que contemplan acarreos, armado y desarmado de muebles, embalaje y desembalaje, los movimientos internos de los bultos y hasta camiones equipados con seguimiento satelital.

En el caso de querer sumar un embalador profesional para el guardado de lo más frágil, la ropa y objetos varios, se estima que por medio día de trabajo se incrementa el valor del servicio unos $20.000

Guardería de muebles

El alquiler del servicio es mensual y puede oscilar entre $ 800 y $1.500 por metro cuadrado, dependiendo la ubicación y el tamaño de espacio que se contrate.

 

El guardado puede ir desde los 5 hasta los 1.200 metros cuadrados, medida que puede variar; mientras que la reserva de bauleras privadas va desde $3.500 hasta $ 23.000.  En primer lugar, si el traslado es a un departamento, es importante averiguar los horarios y días de mudanza permitidos en el consorcio o edificio.

Protocolo Covid

Actualmente, y a partir del protocolo por la pandemia, las cajas que utilizan las empresas que ofrecen servicios de mudanzas suelen ser descartables. La cantidad que provea la firma mudadora va a depender de la cantidad de cosas que tenga el cliente para trasladar.

Por lo general, al contratar una mudadora, alguien de la empresa se debería acercar al domicilio para evaluar la logística que tendrán que poner en practica el día del traslado. Además, los trabajadores deben utilizar barbijo, alcohol en gel y todas las medidas de prevención para evitar contagios de coronavirus.

Ver comentarios