Una joven argentina emigró a Irlanda con la intención de trabajar algunos meses y volver, pero los planes cambiaron por completo: hoy está en pareja con otro argentino y juntos tienen una reconocida pastelería con la que difunde la cultura y la gastronomía de nuestro país. 

Florencia Matan es Licenciada en Publicidad y Marketing y emigró a Irlanda con el claro objetivo de trabajar seis meses y retornar con algo de dinero y experiencias en su mochila. En el medio, el camino se torció.

 

Fue hace 10 años cuando Florencia tomó una decisión con la que muchos jóvenes fantasean: viajar al exterior a trabajar de lo que sea, vivir experiencias inolvidables y, con suerte, ahorrar dinero.

Así salió esta joven de su casa rumbo a Irlanda. Recién llegada, empezó a hacer tortas para poder solventarse económicamente. En conversación con Radio Mitre, explicó que su pasión por la pastelería es algo que mamó de su familia: “La pastelería viene de familia, mis abuelos eran pasteleros y mi mamá también, entonces fui aprendiendo a lo largo de la vida”, contó.

Las medialunas son uno de los platos fuertes de Bakeology.

Según lo relató, Matan conoció a su actual pareja, Benjamín Pugliese, porque él trabajaba en un local al que ella le vendía sus tortas, que luego ofrecían a sus clientes. En esa misma situación se mantuvieron durante algunos años, hasta que la pandemia cambió las reglas del juego: por una cuestión económica, comenzó a vender sus productos directamente a los clientes y eso le abrió un panorama completamente distinto.

Al breve tiempo, empezó a irle tan bien que se vio empujada a diversificar sus productos: “Con las tortas no me alcanzaba, entonces traté de darle un giro a nuestro producto y empecé a hacer medialunas”, dijo al mismo medio.

Bakeology es un local take away ubicado en la ciudad de Dublín.

Así es como Florencia se dedicaba sábado y domingo a su pequeño emprendimiento, hasta que el suceso entre el público local y extranjero la incentivó a empezar a dedicarse de lleno a su negocio: “El boca en boca nos hizo crecer un montón y se empezó a correr la bola de que hacíamos facturas”, explicó.

Lo que comenzó como una manera práctica de sustentarse hoy es una pastelería llamada Bakeology, un local take away ubicado en la ciudad de Dublín, atendido por Florencia y Benjamín.

Según contó la chica, el 80% de clientes irlandeses, españoles e italianos, mientras que un 20% son argentinos: “En la semana hay mucho público local, los irlandeses aman la comida argentina, muchos de ellos tienen familiares en la Argentina y enloquecen con las empanadas”, y añadió: “Decidimos ponerle nuestra impronta de panadería argentina y promover nuestra cultura a través de la comida”, orgullosa.

Con respecto a los argentinos que se encuentran en Irlanda y visitan su pastelería, Florencia enfatizó en que la conexión con la comida que elaboran está en que remueve los recuerdos de los visitantes que están lejos de sus familias y aflora la nostalgia de estar lejos de su país.

Para cerrar, la joven argentina se refirió al camino recorrido y reflexionó: “La verdad que es un sueño hecho realidad, yo creo que uno nunca se espera realmente cumplir determinados sueños y cuando ves para atrás te das cuenta que estuviste toda la vida trabajando para lograr tus objetivos”.

 

Ver comentarios