Una nueva enfermedad vuelve a alertar al mundo entero: la viruela del mono. Este llamado de atención se da a partir de la aparición de nuevos casos en Europa y en Estados Unidos, aunque también hay un caso sospechoso de infección en la Argentina.

En EE.UU, donde hay un caso confirmado y cuatro bajo investigación, con la intervención de los científicos, se tomó una decisión para evitar los contagios: van a vacunar a los contactos estrechos y asistir a las personas que fueron infectadas.

En aquel país, la vacunación sistemática con la antivariólica se suspendió en 1972 porque se erradicó la enfermedad. El último caso conocido en el mundo ocurrió en 1977.

No obstante, la Organización Mundial de la Salud ( OMS), ya venía proponiendo no dejar de vacunar contra la viruela, a pesar de que la enfermedad en humanos había dejado de ser un problema. En nuestro país, la última vez que se aplicó esa vacuna fue en 1980.

Desde el organismo de salud internacional, se afirma que la vacunación contra la viruela común es eficaz para prevenir la viruela del mono:  "Si bien no hay tratamiento ni vacuna para esta enfermedad, la vacunación antivariólica previa ha resultado también muy eficaz para prevenir la viruela símica".

En Estados Unidos, comenzarán a vacunar a los infectados con la viruela del mono y a los contactos estrechos.

¿Quiénes se vacunaron en nuestro país?

En la Argentina, los mayores de 45 o 50, probablemente tienen más inmunidad contra el virus, ya que seguramente se les aplicó la vacuna antivariólica, que se dio hasta 1980.

“Se vacunó contra la viruela humana hasta 1980, cuando se erradicó la enfermedad. Por eso se cree que los mayores de 45 o 50, que recibieron esa vacuna siendo niños, hoy cuentan con cierto nivel de protección”, afirmó Jorge Geffner, doctor en Bioquímica y profesor de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Hay que remarcar que la vacunación es peligrosa para las personas que tienen un sistema inmunológico debilitado (como las que tienen SIDA o las que toman medicamentos que deprimen el sistema inmunológico), las que tienen trastornos de la piel (especialmente eccema), las que tienen inflamación ocular y las embarazadas.

Los casos de la enfermedad en el mundo

Hay una infección confirmada en Massachusetts, y otros cuatro casos de personas infectadas con orthopoxvirus de la misma familia a la que pertenece la viruela del mono en EE.UU. Todos los infectados son hombres.

Se supone que todos los casos sospechosos son por viruela del mono y están en proceso de confirmación, dijo la Dra. Jennifer McQuiston, subdirectora de la División de Patógenos y Patología de Alta Consecuencia del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas de Estados Unidos.

"Ahora esperamos maximizar la distribución de vacunas a quienes sabemos que pueden beneficiarse de esta, es decir, a personas que han tenido contacto con un paciente de viruela del mono, trabajadores de la salud, sus contactos más cercanos, y en particular aquellos que pueden estar en alto riesgo de enfermedad severa" aseguró la médica.

La transmisión de la viruela del mono ocurre a través de contacto cercano y sostenido con alguien que presenta una erupción cutánea activa, o también por microgotas respiratorias de alguien con lesiones de la enfermedad en su boca.

El virus puede causar erupciones en la piel, con lesiones que se presentan en ciertas partes del cuerpo, o expandirse de manera más general.