Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

Cuando llega diciembre y se avecinan la Nochebuena y la Navidad, de igual forma que la despedida del año que se va y el esperado Año Nuevo que llega, todo ese período trae consigo alegrías, ilusiones, sueños y todo tipo de sentimientos positivos, dado que son festividades en las que la familia suele reencontrarse.

Sin embargo, por estos días, pero también en las jornadas previas y posteriores de todas estas jornadas que motivan encuentros, brindis y grandes comilonas, también aparecen otros factores a tener en consideración y no restarles importancia, como son la pirotecnia y los corchos de las botellas, como principales enemigos, pero también la alimentación en grandes cantidades y beber exageradamente, así como otros tantos ítems que generan imprevisiones, pueden transformar un momento de enorme felicidad en una inesperada pesadilla.

Comer y beber en exceso

Todos sabemos que son fechas en las que las reuniones se multiplican, y los excesos en el momento de sentarnos a la mesa, tanto para comer como para brindar con bebidas alcohólicas, pueden generar trastornos de toda índole, ya sea gástricos (que en definitiva serían los menos importantes), como los de la ebriedad, que conlleva graves peligros si esa persona maneja, se altera emocionalmente o entra en un estado pendenciero que puede derivar en otras graves consecuencias. Por eso, y si bien es privativo de cada uno, no se exceda en la ingesta y, si va a beber alcohol, hágalo con moderación y no conduzca.

Otro aspecto a considerar: la ingesta de medicamentos, mezclados con bebidas alcohólicas podría generar desarreglos enormes en el metabolismo, produciendo todo tipo de irregularidades, como gastroenteritis, somnolencia, taquicardia y otros desarreglos. Además, se sabe que por esos días los controles de alcoholemia en puestos camineros estarán a la orden del día, por lo que es importante considerar que las multas son elevadísimas y que se le retira el vehículo al infractor.

Todos sabemos que esto no es fácil de poder cumplir, pero hay veces (muchas) en las cuales hay que acordarse de muchas cosas (la familia, otros afectos) para no arruinarlo todo.

Jugar con fuego

Al llegar las fiestas y entre reencuentros con seres queridos, es común que muchas personas de todas las edades celebren utilizando fuegos artificiales, explosivos y artefactos pirotécnicos, como se usaba, en el lejano oriente, en la antigua China.

El tema es que no siempre se usan los de venta permitida y, aun así, no hay garantía de que su manipulación no termine mal. Y después de los accidentes no hay lugar para lamentos. Hay que resaltar que los pacientes que suelen atenderse en las guardias, afectados por pirotecnia, son en su mayoría varones con una relación de cuatro hombres por cada mujer.

Además, en el mayor porcentaje de los casos (70%) son menores de 20 años, y algo a tener en cuenta es que el grupo de más riesgo de lesiones es de 6 a 12 años. Cabe destacar que las lesiones oculares comprenden:

1) Lesiones leves de la superficie ocular

2) Erosiones, úlceras y heridas corneales

3) Quemaduras y heridas de párpados (la punta de una bengala quema a 500°C, cinco veces más que el agua hirviendo)

4) Sangrados y desgarros de iris

5) Catarata traumática

6) Desprendimiento de retina

7) Hemorragias conjuntivales y sub-conjuntivales

8) Heridas penetrantes con esquirlas de cohetes o cañitas voladoras u otro elemento de pirotecnia

9) Estallido de globo ocular causado por esquirlas o partículas constituyentes del elemento pirotécnico, como esquirlas de cartón

10) De estas lesiones descriptas prácticamente un tercio deriva en ceguera o déficit visual irreversible

Recomendado

En tanto, el uso de pirotecnia es una decisión personal incluso forma parte de las tradiciones para algunas familias.

De modo que, si para estas fiestas decide hacer uso de pirotecnia, hay recomendaciones realizadas por los doctores del hospital Italiano Susana Cura (M.N. 71.837) y David Diamint (M.N. 123.465) a tener en cuenta:

a) La pirotecnia debe ser legal y de primeras marcas; si bien todo elemento pirotécnico es peligroso, los riesgos aumentan al adquirir productos ilegales y con defectos, que no pasan por controles de calidad.

b) Los productos de pirotecnia ilegales contienen pólvora blanca: un c o m p u e s t o muy inestable que explota en cadena y ante la mínima fricción, roce, golpe o aumento de temperatura, es decir, sin necesidad de encenderlos.

c) Debe ser manejada por adultos que se aseguren de la legalidad de los mismos, ya que deben estar autorizados por el Renar.

d) La pirotecnia manejada por inexpertos es un riesgo con posibles consecuencias muy graves.

e) Usar anteojos o gafas protectoras, como se hace en muchas actividades que implican un peligro para los ojos, como suelen ser algunas tareas laborales, y cuyo uso está regulado.

f) utilizar guantes ignífugos, minimizando el riesgo para las manos, siendo éstas junto con los ojos, unas de las partes más afectadas.

g) Los niños no deben manipular pirotecnia, ni siquiera las “ inofensivas” estrellitas” o “ bengalitas” que producen chispas pudiendo causar quemaduras en los ojos.

h) Debe respetarse una distancia prudencial respecto del artefacto a explotar, no sólo por el peligro de quemaduras, sino por el trauma indirecto, derivado de su deflagración.

i) Si el petardo o cohete no explotó jamás debe tocarse, aunque parezca que la mecha está apagada, descartarlo inmediatamente. No cerciorarse si está encendido o tratar de reencenderlo.

j) Si un petardo tiene la mecha corta, es muy peligroso, porque no da tiempo a la persona a alejarse luego de encenderlos.

k) No encienda pirotecnia dentro de ningún recipiente, lata o botella. El estallido de estos suele causar severas heridas penetrantes oculares,

l) antes de encenderse, los productos deben estar en el suelo, sin apuntar a personas, animales o árboles.

m) Preferentemente evitar las cañitas voladoras, globos u otros objetos que arrojen a lo lejos chispas encendidas.

Asimismo, existe el tristemente famoso “corchazo”, cuando la presión de una bebida espumante despide el corcho con violencia y golpea de lleno los ojos de quien destapa la botella (o alguien cercano), con imprevisibles consecuencias para los ojos.

Frente a una urgencia así se recomienda:

1) En quemaduras y explosiones: Lavar con abundante solución fisiológica o agua mineral superficialmente sin comprimir el globo ocular, tapar con gasa estéril sin colocar gotas ni pomadas y acudir a un centro médico sin tocar la herida.

2) El golpe y el corchazo: Acudir rápido al centro médico más cercano, con atención oftalmológica y no utilizar hielo dada la delicadeza del globo ocular. En el caso de los corchazos, además hay que evitar que el contenido del líquido se congele, evitar apuntar y agitar, controlar el corcho, tapar e inclinar la botella. Empero, además, a la hora de beber, hay que hacerlo con total consideración, ya que también esto evitará posibles accidentes en la vía pública y actos de violencia por la ingesta de alcohol.}

3) En todos los casos: cubrir el ojo dañado con gasa estéril, no provocar compresión sobre él y dirígirse a un centro médico, en lo posible especializado en oftalmológica.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos