Para mantener los alimentos frescos por más tiempo es importante comprender que no todos requieren de los mismos cuidados. Las frutas y verduras deben ser almacenadas según sus características, algunas mantienen sus nutrientes a tempe- ratura ambiente mientras que otras se conservan mejor en la heladera. Aprender las formas óptimas de guardado extenderá el período de conservación y evitará problemas de salud derivados del consumo de alimentos en mal estado.

Higiene

Las frutas y vegetales deben ser siempre lavados antes del guarda- do. De lo contrario, puede que los restos de tierra o algún producto perjudiquen la conservación. Una sola verdura mal lavada alcanza para contaminar a las de al lado, haciendo que todas pierdan su frescura. Por otro lado, es fundamental espe- rar a que sequen para almacenarlas, los vegetales húmedos harán proli- ferar las bacterias. Las únicas excepciones a la regla son las frutillas, los frutos del bos- que y la albahaca, que acortan su vida útil cuando son lavados. En es- tos casos, lo mejor es higienizarlos al momento de consumo.

Separados

Lo primero que hay que hacer para optimizar la conservación es sepa- rar las frutas de las verduras. Ambos tipos de alimentos tienen propie- dades, características y maduración diferentes. Muchas frutas emiten pequeñas cantidades de etileno durante el proceso madurativo, que provoca la pérdida de clorofila de las verduras y las echa a perder. Además, hay alimentos que emiten una mayor cantidad de gas y deben ser almacenados solos, como las manzanas, peras, melones, ciruelas, paltas, berenjenas, tomates, cebo- llas, lechuga y el repollo.

La heladera no es para todos

Al volver de la verdulería o el su- permercado es habitual guardar todo en la heladera; sin embargo, no siempre es la mejor opción si de conservación se trata. Si bien la mayoría de las frutas y verduras agradecerán las bajas temperaturas (mucho más en los meses de calor), hay otros alimentos que no requie- ren del frío, de hecho, conservan mejor sus propiedades fuera de la heladera. En estos casos, un reci- piente con tapa pero con agujeros puede ser una buena opción.

Maduración lenta o rápida

Hay algunas frutas y verduras que sí pueden juntarse, pero es fundamen- tal prestar atención a las combina- ciones. Si se juntan con productos de maduración rápida, estos echarán a perder también a los de maduración más lenta. Los alimentos de este tipo son más sensibles al etileno, por lo tanto, se pueden juntar con otros de las mismas características. Por ejem- plo: las uvas, sandías, el calabacín, el espárrago o la zanahoria.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos