Por Marcelo Peralta Martinez
salud@cronica.com.ar

Con la estación más fría del año, no sólo llega las bajas temperaturas, sino también los períodos de lluvia y vientos helados. Así como los seres humanos, nuestras queridas mascotas pueden sentir mucho frío e inclusive enfermarse. Para no tener que pasar por esta situación, Crónica Salud entrevisto a Ingrid Stein, veterinaria de DogHero, quien brindó consejos de cómo proteger a los perritos de las bajas temperaturas.

De esta manera, recordemos que en invierno hay que seguir ciertos lineamientos, que pasamos a detallar.

Frecuencia de los baños

Es muy importante mantener la higiene de los perros durante todo el año, sin embargo, los baños pueden generar que el perrito se enferme debido a las bajas temperaturas y al mayor tiempo de secado al que quede expuesto ante la falta de calor del sol. Por eso, es recomendable bañar al animal con agua tibia y secarlo lo más rápido posible. Además, hay que tener en cuenta prolongar su higiene más de lo habitual, en el caso de ser posible.

Hora de acostarse

Una cama cómoda y calurosa es lo que todo el mundo quiere en los días fríos, por eso es importante que la cama o casita de nuestro peludo amigo tenga algunos almohadones y mantas, para que se mantenga caliente durante las siestas. Para aquellos que permitan que sus perritos suban al sofá o a la cama, también se sugiere tener acolchados especiales para ellos. En esta época de frío, los perritos no tienen que dormir en el jardín, patio o balcón, aunque estos sean techados, ya que durante la noche las temperaturas bajan aún más y es necesario mantener a los pichichos protegidos del frío directo.

Ropa

Es importante ponerles algo de abrigo, dado que padecen el frío. Principalmente a los perros de tamaño pequeño y los que son bien delgados, ya que los ayuda a calentarse y mantener una buena temperatura corporal. Además de dejarlos súper lindos. En tanto, se pueden usar las denominadas “capitas” pero no las botas o sombreros. Con estos, el animal sufre más de la cuenta.

Rutina de paseos

Algunos están acostumbrados a pasear sus mascotas todos los días, a veces más de una vez al día. Sin embargo, en el invierno no es indicado llevarlos a pasear debido a las temperaturas muy bajas, tampoco mientras esté lloviendo o haya vientos fuertes. Lo ideal es entretenerlos dentro de la casa para gastar energía y que no necesiten el paseo en ese momento. En caso de que el perrito sólo haga las necesidades en la calle, se podría probar que salga al área externa de la casa (si tiene), utilizando diarios o alfombras higiénicas para mantener limpio. Si no se puede cambiar ese hábito, los paseos cortos son buenos sólo para las necesidades, evitando que sea sometido al clima frío por mucho tiempo. Si se moja durante el “mini paseo”, lo ideal es secarlo con una toalla y calentarlo con alguna manta no bien retornamos a casa. Por último, en los próximos meses y hasta llegada la primavera, será importante seguir estos consejos para mantener a los perros siempre calentitos y protegidos de las bajas temperaturas.

Hocico caliente, señal de alerta

Si nuestro perrito está con el hocico caliente y seco, hay que prestar atención, ya que puede ser una señal de que tenga fiebre. Esto puede ser causado por diversos motivos, pero durante el invierno es común que algunos perros presenten esa señal por haber contraído la gripe canina.

Síntomas

Los síntomas más comunes, además de levantar temperatura por la fiebre, son estornudos, tos persistente e incluso resfrío, ojos llorosos, pérdida de hambre (lo cual detectamos de inmediato), malestar general y somnolencia, que suelen estar presentes durante 1 o 2 semanas.

Cuidado

Algunos de estos síntomas pueden llegar a confundirte con el famoso “moquillo”, una enfermedad muy contagiosa causada por un Morbillivirus de la familia Paramyxoviridae que afecta principalmente al sistema respiratorio y que ataca a perros de todas las edades. La traqueobronquitis infecciosa canina, o también conocida como la “tos de la perrera”, es una enfermedad a menudo causada por la bacteria Bordetella bronchiseptica; es otra patología que presenta síntomas similares al resfriado en los perros. Por eso, ante la menor duda lo mejor es ir al veterinario.