"Soy un pibe que de chico me enseñaron que el ‘no’ nunca existe y que está bueno ayudar sin esperar nada a cambio”. Así se define Gerónimo Cabrera, el joven de 19 años que crea manos ortopédicas con una impresora 3D y las reparte a quien las necesite.

Todo empezó en mayo de este año, cuando el adolescente de Banfield le pidió a su papá una de estas máquinas para imprimir spinners, que estaban de moda. Sin embargo, Gerónimo decidió dedicar su tiempo a construir “manos de juguete”, como él mismo las define.

“Mi papá me pidió que investigue si se podían hacer prótesis con estas impresoras y, si bien eran muy complicadas, me alentó a que lo intente”, contó el chico, quien hoy lleva impresas cincuenta manos.

Es así que actualmente, y junto a su padre Guillermo, lideran el proyecto “Te doy una mano”, gracias al cual regalan prótesis ortopédicas a las personas que de otro modo no podrían conseguirlas.

“Son manos de juguete, sirven para que los chicos puedan jugar. Por suerte, cumplen de forma excelente esa función”, remarcó Gerónimo. El dúo busca propulsar una pandemia solidaria, la cual se está realizando con una simple condición: ayudar al otro.