Si bien todos los sentidos de un ser humano son preciados, la vista es muy importante, y merece ser cuidada de forma minuciosa. Las pestañas ayudan a proteger los ojos, nuestros reflejos pueden hacernos cerrar de inmediato los párpados para impedir que entren objetos y las lágrimas pueden sacar la mayoría del polvo o suciedad que pueda entrar a los mismos.

Sin embargo, siempre cabe la posibilidad de sufrir un accidente ocular y las tareas domésticas y deportes suelen ser las causas comunes de lesiones en los ojos. Pero, inclusive cuando cocinamos, cuando alzamos a un niño pequeño o jugamos con mascotas podemos sufrir una inesperada lesión ocular.

Pero no siempre se realizan las acciones adecuadas para solucionar el problema o no empeorarlo.

Por eso, la doctora Betty Arteaga (M.N. 112.049, del Servicio de Oftalmología del Hospital Italiano) disipó dudas al respecto, partiendo de preguntas simples.

Lesiones más simples

¿Qué molestias produce un rasguño en el ojo? La especialista explica: “Si hay dolor, sensación de cuerpo extraño en el ojo, lagrimeo o enrojecimiento, es posible que haya sufrido un rasguño en el ojo. Los síntomas pueden ser inmediatos o pueden empezar e ir empeorando horas después de haber sufrido la lesión. Algunos rasguños se conocen como abrasiones o ulceraciones corneales. Una abrasión corneal es un rasguño o una raspadura en la córnea, la pequeña cúpula transparente que cubre el iris y la pupila del ojo. Al ayudar a enfocar la luz cuando entra el ojo, la córnea desempeña un papel importante en la visión. Cuando una abrasión de la córnea produce una cicatriz se puede afectar la visión en forma definitiva. Otros síntomas de abrasión corneal pueden incluir visión borrosa, sensibilidad a la luz y dolor de cabeza”.

Cómo se trata una abrasión

La doctora explica claramente sobre la abrasión. “La mayoría de las abrasiones de la córnea son lesiones menores y sanan por sí solas en unos días. Su oftalmólogo puede tratar una abrasión corneal con gotas, ungüentos antibióticos o utilizar gotas con corticoides para reducir la inflamación y disminuir la probabilidad de que se desarrolle una cicatriz. Sin embargo, la mejor forma de manejar una erosión en el ojo es evitar que esta ocurra. Si va a desarrollar cualquier actividad en la que corra peligro de sufrir una lesión ocular, asegúrese de usar anteojos protectores y consulte a su oftalmólogo".

Atención a estas lesiones

Con respecto a los rasguños que pueden llegar a producirse, la profesional indica que se deben realizar no menos de ochos pasos para evitar problemas ulteriores. Los mismos los enumera de la siguiente forma.

1) En principio lavar el ojo con solución salina o agua pura: Si no tiene una copa para lavado ocular, utilice un vaso de vidrio pequeño que esté bien limpio. Se deberá poner el borde del vaso sobre el hueso inferior de la órbita, debajo del párpado inferior. Estos líquidos podrían desalojar de su ojo el cuerpo extraño.

2) Parpadear reiteradamente puede ayudar a eliminar partículas de polvo o arena que hayan podido entrar al ojo.

3) Tomar el párpado superior con el índice y el pulgar y llévelo hacia abajo, hasta que cubra su párpado inferior. Las pestañas del párpado inferior pueden barrer cualquier cuerpo extraño que se encuentre bajo el párpado superior.

4) Si el ojo afectado está sensible a la luz por el rasguño, los anteojos para el sol reducirán los síntomas mientras ese ojo se va sanando.

5) Su primer impulso puede ser frotarse el ojo, pero esto podría empeorar la abrasión. Por eso mismo es importante no perder el control y mantener la calma, tratando de no tocar la zona afectada.

6) Los dedos, aplicadores de algodón y otros objetos no ayudarán a retirar el cuerpo extraño y podrían lesionar aún más su ojo. Hay que recordar que el objeto que causó el rasguño tal vez ya haya salido del ojo, pese a que aún sientan molestias como si ese cuerpo extraño estuviera ahí.

7) Usar los lentes de contacto puede retardar el proceso de mejoría y podría traer complicaciones, en especial debido al acto de colocación, y por el contacto mismo con el ojo afectado.

8) Un detalle muy importante, a tener en cuenta: no coloarse “colirios” de venta libre, dado que esos productos pueden ocasionar dolor y no ayudarán a cicatrizar la úlcera corneal.