Por Marcelo Peralta Martínez
salud@cronica.com.ar

En pleno siglo XXI, las mujeres tomaron gran protagonismo en los diferentes deportes e inclusive ahora existen nuevas disciplinas que fueron diseñadas sólo para aquellas que se enfocan en técnicas de boxeo, pero claramente lejos de la violencia, sino relacionadas con la actividad física y a las que siempre los especialistas recomiendan acompañar con una dieta acorde con cada necesidad. En este informe, todo sobre el aerobox y el bodycombat, dos métodos de moda.

Aerobox

La alternativa al aerobic para mejorar la fuerza. Esta disciplina combina los ejercicios propios del aerobic con movimientos básicos del boxeo. Esta práctica está basada en el ejercicio aeróbico con mayor intensidad, generando un aumento de fuerza y flexibilidad muscular. Cabe destacar que el ejercicio aeróbico mejora la calidad de vida. Estas clases, con una música de fondo bien movediza, tienen como objetivo la descarga de adrenalina y energía. Mediante los ejercicios donde se combinan saltos, con patadas y piñas propias del boxeo y el kickboxing, se pueden perder casi 1.000 calorías por día de rutina. Pese a intercalar movimientos de lucha y autodefensa, el aerobox no es un deporte de contacto, es decir que no es para luchar ni competir contra nadie, aunque las clases, que son de una hora, sean grupales.

Recomendaciones

Calentamiento. Conforma los 10 primeros minutos de clase y sirve para activar el cuerpo y hacer que entre en calor, sobre todo brazos y piernas. Trabajo. Luego, durante 40 minutos, se hacen ejercicios a partir de la coreografía marcada por el profesor. Estiramiento. Los últimos 10 minutos son para relajar el cuerpo y mejorar la elasticidad general de tus músculos y articulaciones. Por otra parte, el trabajo de aerobox está divido en dos fases: los ejercicios específicos del boxeo y los ejercicios cardiovasculares. Durante la clase se busca aumentar la capacidad de controlar las pulsaciones y mejorar la tonificación muscular de todo el organismo. Junto con los diferentes ejercicios de patadas (frontales, laterales, giro, entre otras), se lanzan golpes de puños (rectos, ganchos, entre otros). El aerobox también incluye ejercicios específicos para los abdominales.

Bodycombat

Este programa es coreografiado y fue diseñado, y probado, por la pareja inglesa Dan Cohen y Rachel Newsham, que son verdaderos especialistas en artes marciales. La disciplina es el lanzamiento más reciente de la nueva era respecto del mundo de la actividad física. Este programa fue ideado en diferentes artes marciales y técnicas de combate, basadas en el boxeo, al tiempo que utiliza diferentes secuencias de ejercicios. Actualmente, se practica en casi 12.500 gimnasios de todo el planeta. Las clases son grupales y duran 60 minutos, mientras que en ellas se gastan energías y queman calorías (entre 700 y 800), casi como en ningún otro deporte. Por último, la práctica de bodycombat te permite liberar todo el estrés y despejar la mente de una manera divertida y al ritmo de la música.

¿Cuáles son los beneficios?

Más allá de la práctica deportiva y la diversión que puedan suponer ambas disciplinas, esta actividad ofrece una serie de beneficios que incitan a su realización, y entre estos encontramos:

-Pérdida de peso. La importancia de quemar calorías (800 en promedio por clase) facilita la pérdida de peso y, como consecuencia, tensa los músculos del organismo.

-Mejora la capacidad pulmonar. Al tratarse de ejercicios aeróbicos con presencia de actividades cardiovasculares, el flujo sanguíneo del organismo mejora y provoca el fortalecimiento del corazón.

-Conocimientos básicos de autodefensa. Al combinar el boxeo y las artes marciales con el aerobic, se aprende a desarrollar técnicas de defensa personal.

-Fáciles de aprender. En los dos casos, se trata de ejercicios simples y fáciles que ayudarán a mejorar la musculatura de todo el cuerpo, liberando energías y el estrés.

-Rutina. Practicar tres veces a la semana le sumará al organismo numerosos beneficios y ayudará a mejorar la forma física y conseguir mayor fuerza muscular.

Sin excesos, la clave es abarcar todos los grupos alimentarios

Se suele creer que una dieta recomendada para deportistas es aquella que contiene grandes cantidades de proteínas; sin embargo, entre el 50 y el 60 por ciento de la energía debe provenir de alimentos ricos en carbohidratos como lo son el pan, el arroz, las pastas, los cereales y las frutas, que posteriormente se transforman en glucosa.

Otro punto a tener en cuenta es que nunca hay que entrenar en ayunas. Muchas personas que entrenan a primera hora de la mañana acuden al gimnasio sin haber desayunado. Aunque existe la creencia de que practicar deporte en ayunas ayuda a quemar más grasa, está demostrado que hay algunos tipos de entrenamiento o disciplinas deportivas que, en estas circunstancias, aumentan el riesgo de lesión y dificultan la recuperación post ejercicio. Adicionalmente, la práctica deportiva en ayunas puede derivar en mareos por insuficiencia energética, sobre todo en el caso de que la cena de la noche anterior haya sido liviana.

Entonces, ¿qué se recomienda comer antes? Es importante saber que hay alimentos que pueden provocar digestiones pesadas (grasas, fibras o algunas proteínas), por lo que se debe dar mayor protagonismo a alimentos ricos en hidratos de carbono y priorizar aquellos de absorción lenta, siempre y cuando no hablemos de una ingesta muy próxima al ejercicio, ya que nos darán pequeñas dosis de energía durante períodos más largos de tiempo.

Un poco de todo

Aunque últimamente están de moda las dietas que sólo permiten el consumo de ciertos grupos alimentarios, lo cierto es que un deportista no debe descartar ningún integrante del círculo nutricional. Es decir que frutas, verduras, carne, pescado, legumbres, huevos, cereales, lácteos y grasas (sobre todo las insaturadas) tienen cabida en la dieta de un deportista, siempre y cuando esta sea variada, equilibrada, de calidad y saludable.