Por Jorge Fernández Gentile
paranormales@cronica.com

Con el tiempo, la idealización sobre una personalidad tan fuerte y definida como la de John Lennon se agrandó hasta límites insospechados. Y no es para menos, uno de los principales mentores de la mítica banda británica de Liverpool que cambió el rumbo de la música en la década del ’60, pero que sigue tan vigente aún hoy, luego de ser asesinado por un fanático el 8 de diciembre de 1980, dos meses antes de cumplir 40 años.

Lo que no muchos saben es que a lo largo de una vida tan cambiante como creativa, el ex Beatle vivió un fenómeno inexplicable en 1974, cuando, ya instalado en la ciudad de Nueva York, afirmó haber visto una nave extraterrestre, mientras vivía en un departamento en la zona de East Side de Manhattan junto a su amante y secretaria por entonces, May Fung Yee Pang.

En realidad ambos, que se encontraban desnudos, fueron testigos desde el balcón del piso que ocupaban. Lo que pocos saben es que el notable músico y compositor ya no sería el mismo después de esa observación.

El autor de cientos de éxitos en sociedad con Paul McCartney se inspiró y dibujó lo que había visto, algo que plasmó en un borrador que puede llegar a salir a subasta de un momento a otro. Incluso, para registrarlo en su álbum de 1974, “Walls and bridges” (Paredes y puentes), en el que sentenció: “El 23 de agosto de 1974 a las 9:00 vi un OVNI”. Como para no dejar dudas de lo que sin tió el enorme creador de “Imagina”.

Mejor músico que dibujante

Obviamente, Lennon nunca negó que sus dibujos fueran de mucho menos calidad que sus obras musicales.

Aun así, esbozó las ideas para la portada de su álbum “Walls and bridges” sobre lo sucedido aquella noche, y en el garabateo muestra “el platillo volador” con las iniciales “UFOER” sobre el cielo neoyorquino. El relato del cantautor no dejó dudas.

El hecho sorprendió al ex Beatle durante la noche y poco después afirmó que no era sólo una luz en el cielo lo que visualizó y que sucedió justo fuera de su departamento del edificio Dakota, ubicado en la calle 52. John no tenía miedo de hablar sobre el para muchos espinoso tema.

De hecho, escribió la célebre frase sobre el avistamiento en una canción. Fue en el tema “Nobody told me”: “Hay OVNIS sobre Nueva York y no estoy demasiado sorprendido. Nadie me dijo que habría días como estos. En efecto días extraños”, escribió.

¿Siempre con orientales?

El avistamiento se produjo cuando Lennon vivía junto a la relacionista estadounidense de origen chino May Pang, la supuesta “secretaria personal” que se había convertido en amante durante la separación del inglés de la artista plástica Yoko Ono.

El misterioso hecho se produjo en una acalorada noche del 23 de agosto de 1974, cuando Lennon, completamente desnudo, salió a su balcón con vistas al East River para respirar cierto aire que llegaba desde el río. Su estadía en el sitio parecía tranquila, hasta que, al ver el extraño objeto, llamó a los gritos a May Pang, para que corriera hasta la terraza.

Asustada, Pang, quien en ese momento se estaba duchando, salió corriendo alertada por los gritos de Lennon. Según su descripción, era un “gran objeto circular que se dirigía directamente hacia ellos”. En la declaración posterior, indicó que la forma del objeto se parecía a un cono aplanado y encima tenía una luz roja grande, bien brillante, que no parpadeaba como cuando los grandes aviones volaban en dirección al aeropuerto de Newark, cercano a esa zona.

Cuando se acercó más, ambos pudieron ver claramente un círculo de luces blancas que corrían alrededor de todo el borde del misterioso objeto, que se encendía y apagaban con intermitencia. “Había tantas luces que era deslumbrante, pero sobre todo afectaba a la mente”, expresó. La nave extraterrestre estaba ubicada tan cerca del balcón de Lennon, que perfectamente podrían haber lanzado cualquier objeto y probablemente la habrían golpeado con cierta facilidad. Al parecer, el avistamiento duró entre cinco y diez minutos, cuando el OVNI se fue alejando y desapareciendo completamente en el cielo, aunque a no mucha velocidad.

No fueron los únicos

Por entonces, y aún hoy, muchos han tenido reparos, dado que tanto

Lennon como su amante de origen chino podrían estar al momento del encuentro cercano bajo los efectos de estupefacientes y que por eso mismo ellos pudieran llegar a ver una ilusión. Sin embargo, John y Pang no fueron los únicos en ver aquel OVNI, dado que al menos otros siete testigos llamaron a varios medios de comunicación neoyorquinos para informar -y confirmar- el inusual avistamiento.

Lo que sí fue cierto es que inicialmente, a una persona muy extrovertida como Lennon le costó bastante hablar públicamente sobre lo que había presenciado. Para empezar, él era un Beatle y sabía que era conocido por todos que había sido adicto a las drogas y que estas alteran la mente. Pero también el inglés era consciente de que no se encontraba vestido cuando vieron el OVNI.

En esas condiciones, muy posiblemente habría sido ridiculizado por los medios de comunicación y la opinión pública. Lennon pensaba que habría sido rápidamente desacreditado desde el punto de vista público, y muy posiblemente otras de sus experiencias habrían sido utilizadas en su contra, como que él creía que había sido abducido de niño, algo que pocas veces contó. Por eso mismo, en aquel 1974 hasta el mismo Lennon no se consideraba como un “buen testigo”.

Pero unas de las cosas que describían a Lennon era que nunca se callaba al decir lo que pensaba, incluso acerca de los OVNIS. Pero tanto Lennon como May Pang afirmaron haber visto algo parecido a un “clásico” OVNI, volando en el exterior de su apartamento en Nueva York, del tamaño de un jet privado, a menos de 90 metros de distancia, tan cerca que casi podían tocarlo.

Déjalo ser

Dada su reputación, es lógico pensar que los fans de Lennon por entonces no les dieron mucho crédito a sus dichos sobre naves extraterrestres, pero en la actualidad, y al efectuar una serie de análisis, evaluar coincidencias con otras declaraciones y de la opinión de los expertos, es ahora tomado como una de las mejores pruebas de la existencia de seres extraterrestres inteligentes que visitan el planeta o incluso viven entre nosotros.

En tal sentido, Lennon nunca pensó que sus palabras relacionadas con OVNIS tendrían tanta repercusión con el paso de las décadas, pero como su figura y primordialmente su pensamiento han sido referentes para muchas personas que han dudado alguna vez a la hora de explicar sus experiencias con lo imposible, y que celebridades como Lennon han sido claves para poder hacer público avistamientos que sobrepasan cualquier explicación racional, el ángulo cambió radicalmente.

Reconsideración

Prueba de ese cambio de paradigma es que el tema sigue vigente y la palabra de Lennon se ha revalorizado. Incluso hay un video en el que el investigador español Vicente Fuentes analiza el caso y lo pone en paralelo con otro sorprendente avistamiento. Es que la descripción de John y su amante concuerda sorprendentemente con lo visto en el caso Westall ocurrido en 1966 en dos escuelas de Australia, en donde más de 200 niños observaron el aterrizaje de dos discos en dos incidentes simultáneos. Esto, sin entrar en un plano de investigación posterior, de lo que sería el misterioso final del notable artista.
Fuentes: codigooculto. com / expedienteoculto. com / impactoovni.com / dogma-argentina.com.ar

¿Quién era esa otra “china”?

may Fung Yee Pang nació el 24 de octubre de 1950 en Manhattan, Nueva York. Es una productora musical, diseñadora de joyas y escritora estadounidense. Sin embargo, su fama se acrecentó por haber sido la amante de John Lennon. Previamente era la asistente personal y coordinadora de producción discográfica del músico y de su esposa, Yoko Ono.

En 1973, Lennon y Ono se separaron temporalmente, para saber si “podían estar lejos uno del otro”, según indicaron, y durante ese período Pang y John mantuvieron una relación amorosa de algo menos de un año, a lo que más tarde el artista se refirió como su “lost weekend” (“fin de semana perdido”). Pang escribió acerca de su romance en sus memorias llamadas “Loving John” (Warner, 1983) a los tres años de la muerte de Lennon, y publicó además un libro de fotografías inéditas, “Instamatic Karma” (St Martins, 2008). Tras la ruptura entre ambos, Pang estuvo casada con el productor Tony Visconti entre 1989 y 2000, con quien tuvo dos hijos, Sebastían y Lara.