Por Florencia Bombini
salud@cronica.com.ar

Después de varios meses en los cuales las temperaturas agradables se extendieron más de lo pensado, en las últimas dos semanas comenzó a sentirse el verdadero frío acorde a esta época del año. De esta manera, las estufas empezaron a encenderse y las campañas de concientización sobre la intoxicación por monóxido de carbono reemplazaron a la de los golpes de calor.

A pesar de la difusión constante, aún hay un promedio de 200 muertes por año en Argentina. El pasado sábado 16 de junio, a la madrugada, falleció la periodista y modelo Lucía Trotz, quien estaba durmiendo en la casa de uno de sus hermanos en Santa Rosa, La Pampa. La causa fue justamente inhalación de esta sustancia. La mujer conducía un programa en el Canal Rural y era la sobrina política de María Laura Trotz, una de las reconocidas Trillizas de Oro, quien está casada con el polista Ernesto Trotz.

Pero, ¿qué se sabe del monóxido de carbono? Es un gas venenoso que se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gasoil y nafta. El principal peligro de esta sustancia potencialmente mortal es que resulta imperceptible, porque no tiene color, olor ni sabor, y no irrita los ojos ni la nariz. Se puede definir como un asesino invisible. Este componente químico está presente en el humo expulsado por automóviles y camiones, candelabros, estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción en general.

Opinión calificada

Al respecto, Silvia Cortese (M.N. 68.057), médica toxicóloga del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, explicó que el monóxido “es un gas que tiene una característica particular: no se huele, no se siente, y que se produce cuando hay un mal funcionamiento de los aparatos ya sea de gas o de automóviles con problemas en el caño de escape, o cuando se utilizan productos como el carbón dentro de un domicilio para calefaccionar”. La especialista indicó que “la gente no se da cuenta de que se está intoxicando sino a partir de los síntomas que empiezan a aparecer. Y ese cuadro va progresando si la persona no sale del lugar”. Ante la presencia de estos síntomas, se recomienda abrir puertas, ventanas y mantener los ambientes bien ventilados, retirando a las personas que se encuentren en el lugar contaminado, y concurrir inmediatamente a un médico informándole de la posibilidad de una posible intoxicación.

Daños

Por su parte, la doctora María Valeria El Haj, Directora Médica de Vittal, explicó los daños que se generan en el organismo, que pueden llegar a resultar mortales si las personas afectadas no son asistidas a tiempo. “La inhalación de monóxido de carbono reemplaza el oxígeno en el torrente sanguíneo, lo que conlleva al sufrimiento de distintos órganos como el corazón y el cerebro”. En tanto, señaló cuáles son los principales grupos de riesgo: “Si bien todos estamos expuestos, quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares y los fumadores”.

Síntomas

La doctora Cortese expresó que en esta época del año “aumenta la cantidad de casos considerablemente”, es por ello que es necesario tomar las medidas necesarias y prestar especial atención a los síntomas. ¿Cuáles son? Dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos acompañados de cansancio, letargo o confusión, alteraciones visuales, desmayo o pérdida de conocimiento, convulsiones y estado de coma. Ante el primer síntoma, lo primero que hay que hacer es salir del lugar afectado y llamar a un servicio de emergencias.

El color de la llama

Además de las diez claves más importantes para evitar una tragedia de estas características (ver aparte), es importante tener en cuenta, según resaltó la doctora El Haj, que la llama de gas siempre sea de color azul. Si es amarilla o anaranjada, es signo de mala combustión y generación de monóxido.

El invierno recién comenzó

Apenas van tres días aunque ya pasaron varias semanas con temperaturas muy bajas que obligaron a encender las estufas. La inhalación de monóxido de carbono se cobró la primera víctima fatal. Por ello, es importante invertir unos minutos para revisar los artefactos, para abrir las ventanas a pesar del frío, para ponerse un abrigo en lugar de encender la hornalla. Para tomar conciencia de que las consecuencias pueden ser mortales.