Otra vista del castillo irlandés donde vive un monstruo.
Se trata de un relato horripilante surgido de una de las tantas leyendas que circulan en una comarca irlandesa. Tiene que ver con un castillo encantado donde habitaría Elemental, una criatura monstruosa cuya presencia aterra al vecindario.

Para muchos es una historia fascinante que se instala en un palacio construido a fines del siglo XV, en el condado de Offalay, en las afueras de la ciudad de Roscrea, y atraviesa vidas, luchas y muertes envueltas en la más infinita barbarie.

La familia O’Bannon habitó en primer lugar esa especie de fortaleza y años más tarde llegó y se afincó en la misma propiedad otro grupo de personas conocido como los O’Carrol. No se sabe si había algún parentesco entre ellos, pero lo cierto es que en los registros de la época quedó inscripta la novedad acerca de una gran riña que sobrevino a causa de la enemistad de dos hermanos de estas familias.

Sucedió en el año 1532 y los O’Bannon y O’Carrol terminaron por convertirse en rivales irreconciliables. Cuentan que a corto plazo el castillo se convirtió en el escenario de una masacre en la que perdieron la vida varios integrantes de esas familias. De allí en más se tejieron relatos que describen la existencia de fantasmas y el asedio de un horrible monstruo, cuyos alaridos aterran a los lugareños.

Muy poco se sabe en cuanto a la fisonomía de la supuesta bestia que se albergaría en los sótanos de la vivienda y que es conocida como Elemental. Algunos dicen que tiene el tamaño y la forma de una oveja, pero el rostro de un hombre, además de emanar un olor a carne podrida y azufre.

Por supuesto, estas descripciones corresponden a datos muy antiguos en los que se decía que la simple visión de esta criatura había sido suficiente para que muchas personas murieran del miedo. A esta tenebrosa versión sobre el pasado del castillo de Leap se suma otra no menos terrorífica: también es popular por sus mazmorras durante la guerra, ya que .habría datos que acreditan que allí se habría asesinado en forma brutal a muchos prisioneros.