Eliana, la empleada de una estación de servicio de la ciudad de Mar del Plata, no sólo quedó paralizada, sino que además no termina de encontrarle una explicación racional a un extraño movimiento que realizó un vaso sobre una de las mesas del local.

Como lo hace habitualmente en cada tarde en la que trabaja en el minibar del servicentro, la joven se acercó hasta una de las mesas para retirar los vasos, tazas y otros utensilios que había utilizado un cliente del lugar, apenas minutos antes.

Sin embargo, Eliana, sin saber que estaba siendo filmada por una de las varias cámaras del lugar, quedó atónita al observar que el vaso que estaba sobre la mesa, cerca de una botella vacía, se movió solo, a pesar de que la mesa estaba seca y no había motivos para hacerlo.

“Me gustaría que alguien vea lo que sucedió con un vaso y pueda explicarme cuál fue la razón por la que se movió solo, sin que estuviera mojado, ni tampoco la mesa, fue muy extraño...”, explicó la joven.

Minutos después, cuando contó lo sucedido, la cámara que registra cada movimiento del lugar terminó por confirmar que Eliana no parecía estar sola en ese sitio, y además, vio muy bien que el vaso se movió de la nada. Porque si no, ¿quién lo movió?