La noche del 24, y la del 31 de diciembre, suelen continuar muchas veces en las guardias de los hospitales, tras haber sufrido el imprevisible impacto del corcho de alguna sidra que se destapó sin cuidado.

Por eso mismo, es importante tener en cuenta ciertos consejos para terminar las dos fiestas que se avecinan en familia y no esperando ser atendidos por un médico.

Para comprender por qué ocurre esto, hay que saber que las bebidas espumantes tienen en su interior gas a presión, característica que le permite transformar el corcho en un potencial proyectil.

Esto quiere decir que, si la botella sufrió movimientos intensos antes de destaparla, el tapón puede alcanzar una velocidad de hasta 80 kilómetros por hora, que sumado al peso y el volumen del objeto, generan una energía que se transmite al lugar del impacto.

Ese destino puede ser el ojo y provocaría un trauma ocular contuso. De acuerdo con la explicación del doctor Juan Martín Giambruni (MN 120.169), especialista en retina y vítreo, jefe de sección retina y oftalmólogo de planta del Hospital Italiano de Buenos Aires, este tipo de patología puede no ocasionar ningún daño o puede ser tan devastador como para terminar en la pérdida permanente de la visión con la consecuente necesidad de extracción del ojo lastimado.

En ese contexto, cabe destacar que hasta el 25 por ciento de este tipo de accidentes puede llegar a la pérdida visual permanente con consecuencias incluso estéticas. Ante la cantidad de accidentes que se registraron, la Academia Norteamericana de Oftalmología lanzó una serie de recomendaciones para poder terminar las fiestas sin inconvenientes, que bien valen para ponerlos en práctica en nuestra sociedad toda.

Estas son 

Evitar que el contenido líquido se congele: Cuando ocurre esto, el líquido ocupa un volumen mayor con el consecuente aumento de la presión, lo que incrementa el riesgo de que la botella estalle o que el corcho se expulse a altas velocidades espontáneamente.

Evitar agitar y apuntar: Es un detalle más que importante, por más divertido que parezca. En algunos hogares se recibe el año nuevo mojando al resto de los comensales con alcohol, al estilo del podio del automovilismo. Este accionar PREVENCIÓN. Consejos para evitar un accidente casero en las fiestas ¡A cuidarse de los corchazos! de batido también genera un aumento de la presión, por lo que el riesgo de que ocurra un fuerte impacto con el corcho es muy alto.

Controlar el corcho: Después de retirar el precinto metálico, es recomendable colocar la palma de la mano por encima del corcho para evitar que se dispare solo. Una vez que el mismo salió totalmente, haga lo que quiera con el contenido. Ya no habrá nadie con un corchazo en el ojo.

Tapar e inclinar: Si viene complicado el trámite de destapar la botella, tapar el corcho y el pico con una servilleta, sostenida por la palma de la mano, e inclinar la botella 45 grados, apuntando lejos de cualquiera de los presentes. Y nadie saldrá lastimado.