Por Ariel López
paranormal@crónica.com.ar

Billy Corgan hace tiempo que se ha ido abriendo a todo lo que tiene que ver con lo paranormal, aquello que toca directamente lo esotérico y también a lo referido al fenómeno OVNI, con toda la expectación y trascendencia que eso debe tener para un personaje polémico y a la vez público. Por eso, hace algunas semanas sorprendió a sus seguidores y al mundo de la farándula, al afirmar que vio a un ejecutivo de una discográfica muy determinada transformarse en un ser reptiliano, una de las razas extraterrestres que desde hace mucho tiempo visitan la Tierra. Así de simple. Sin medias tintas. Créase o no, vivió un encuentro cercano del tercer tipo, aunque todos los tipos podrían incluirse...

No es una broma

Corgan hace mucho tiempo que se decidió a sumergirse en el tema de las paranormalidad, el misterio, los extraterrestres y mucho de lo esotérico. Pero si bien se concentró en estudiar diferentes temas sobre sus experiencias en la industria discográfica, en especial en el rubro satánico, semanas atrás sorprendió al mundo del rock y también al del misterio al confesarle al productor Howard Stern que fue testigo de hecho único, ya que le dijo que presenció "un cambio humanoide" en carne y hueso, antes de abrirse al personal de producción después del espectáculo, informándoles que los Illuminati están controlados por seres reptiles no humanos.

En respuesta a una broma de Stern sobre los reptiles, Corgan se puso serio y dijo: "He tenido experiencias paranormales en mi vida que se prestan a esa categoría". Ante semejante definición, Stern animó a Corgan a comentar más sobre su experiencia vivida.

Relato intenso

"Me estoy poniendo rojo, estoy tan avergonzado", explicitó el rockero, antes de ahondar más el tema, aunque sin entrar en ciertos detalles. "Digamos que estaba con alguien una vez, y vi una transformación que no puedo explicar racionalmente". Ante semejante declaración, Howard le preguntó: "¿ La persona que estaba contigo se ha transformado en algo que no sea humano?". Y Corgan respondió, ya sin pestañear: "Sí, lo vi. Estaba totalmente sobrio. Imagina que estás haciendo algo, y de repente te das la vuelta, y hay alguien más parado allí. Es difícil de explicar sin entrar en detalles, pero eso prefiero no hacerlo".

Sin dudas ni excusas

Corgan, un tipo de tez blanca, alto, calvo y a la vez rapado por decisión propia, explicó que no estaba alucinando, no había tomado nada raro ni tampoco había imaginando el hecho que relataba. Cuando se le preguntó a la persona que cambió de forma humanoide- reptil lo que había sucedido, la entidad reconoció lo que había ocurrido. Howard inquirió: "¿Qué te dijeron que eran? ¿Vienen de otro planeta?", y la respuesta de Corgan fue algo evasiva. "No me explicaron. Es una historia muy desastrosa. Estoy siendo vago a propósito. Está ahí arriba en mi consideración, entre una de las cosas más intensas por las que he pasado en los diferentes estados que ha tenido mi vida". No obstante, al hacerse pública su declaración, el cantante agregó que no podía decir mucho sobre su experiencia por miedo a su carrera y al bienestar de sus seres queridos. Dejando un mensaje algo enigmático. "Los demonios existen. Ellos son reales. Son reptiles. Es por eso que la Biblia dice que Eva fue seducida por una serpiente. Un reptil sustituto para la serpiente", agregó Corgan, antes de explicar su experiencia con la industria discográfica, Illuminati.

Algo pudo contar...

El líder de Smashing Pumpkins sí dio una descripción del ejecutivo de la industria discográfica que repentinamente cambió de forma frente a él durante una reunión. Corgan aseveró que, quizá por el shock vivido en ese momento, no logra recordar los dichos exactos que le explicó el reptil-empresario, pero básicamente dio a entender que los seres humanos estamos condenados a padecer una larga y penosa agonía. Y que esos dichos afectaron su futuro, al punto que vivió muy afligido por mucho tiempo y a la vez contracturado. "Todo en mí se sacudió, mi cuello, mi cabeza se sacudieron, mis huesos, músculos y órganos, incluido mi cerebro, estuvieron literalmente doloridos durante días", explicó el rapado rockero. "Estaba tan enojado, que estaba realmente listo para patearle el trasero a este extraño individuo que cambió de formas de un simple ser humano a reptil", y tras un intenso y profundo suspiro, continuó diciendo que "la humanidad no está tomando esto así nomás, estamos despertando, así empezaremos a culminar con este programa". Por último, Corgan demostró estar informado sobre el tema, al decir que "en todas las civilizaciones de la Tierra, en todo el mundo antiguo se menciona a los hombres serpientes. Aunque puedo entender por qué alguien no cree lo que estoy diciendo. Es difícil hablar de eso. Yo tampoco creí hasta que me encontré cara a cara con uno de ellos". Fuerte, ¿no?

Un grupo de rock alternativo que sufrió muchos cambios

The Smashing Pumpkins es una banda estadounidense de rock alternativo que se formó en Chicago, Illinois, en 1988. Fundada por el vocalista Billy Corgan (voz, guitarra) y James Iha (guitarra rítmica), ellos incluyeron a Jimmy Chamberlin (batería), y D’arcy Wretzky (bajo), armando su formación original. Sin embargo la banda ha sufrido muchos cambios en su formación a lo largo de su existencia, con Corgan y el guitarrista Jeff Schroeder siendo los únicos miembros oficiales principales a partir de 2014.

Contrariando las raíces del punk rock de muchos contemporáneos del rock alternativo, los Smashing Pumpkins tienen un sonido diverso, denso, acompasado pero fundamentalmente pesado, bajo la influencia de diferentes vertientes, como el heavy metal, el rock gótico, el rock psicodélico, el dream pop, el shoegazing y clave, el rock progresivo y la música electrónica en sus últimas producciones. Su principal creador es Corgan, quien a través de sus pesadillas hace catarsis en letras angustiadas, duras.

La formación necesitó de cinco años para llegar a la consideración, ya que su fama sonó fuerte en Estados Unidos con su segundo álbum, "Siamese Dream". Corría 1993, cuando las giras tomaron consideración. Con 20 millones de álbumes vendidos en los Estados Unidos, los Smashing Pumpkins eran una de las bandas más comercialmente exitosas y aclamadas por la crítica de la década de 1990. Empero, las diferencias entre los integrantes, las drogas, y una baja en las producciones, hizo mermar la popularidad con la llegada del nuevo milenio. Hasta que, en 2006, Corgan y Chamberlin se reunieron para grabar un nuevo álbum, e iniciaron una serie de giras con formaciones rotativas, entre 2007 y 2008, hasta que con la salida de Chamberlin, un año después, los puestos fijos quedaron repartidos entre Corgan y Jeff Schroeder. Y si bien hace dos años Corgan anunció el regreso de Chamberlin a la banda, nunca aclaró si su retorno será para siempre.