En el condado de Orange, en el estado de California, en la zona oeste de los Estados Unidos, aquella mañana de septiembre pasado transcurría de forma normal hasta que se produjo un suceso que encendió todas las alarmas del tranquilo paraje.

Los damnificados por el acontecimiento que inesperadamente sembró terror, extrañeza y un marcado desconcierto fueron aquellos que se habían decidido a ocupar sus tiempos libres y se pusieron a mirar la televisión. Es que quedaron atónitos ante la interrupción de la señal con un mensaje de una extraña voz que, a modo de emergencia, anunciaba “el fin de los tiempos”.

El hecho, inexplicable, duró varios minutos y, aunque muchos presupusieron que se trató de una broma, no fue del todo aclarado y sembró un manto de dudas en una población que cada vez más se muestra preocupada por tantos hechos insólitos, como este que les tocó vivir y que, con las explicaciones recibidas, oscureció más de lo que debía aclarar el panorama.

Sorpresa mayúscula

Una vez que se vieron sorprendidos ante semejante declaración, los ciudadanos del condado de Orange que habían encendido sus aparatos de televisión para mirar una película, algunos de los muchos deportes en vivo, un canal de música o simplemente un noticiero que los informara, se encontraron con algo impredecible. A lo largo de un minuto sufrieron la interrupción del programa que estaban observando para escuchar un alarmante mensaje vinculado con la extinción de la humanidad.

Algo que muchas veces se ha citado, incluso desde aquella lejana premonición ficticia hecha por el gran actor Orson Welles, quien el 30 de octubre de 1938 ponía en vilo a los estadounidenses al provocar el pánico entre miles de personas, convencidas de que el territorio estadounidense estaba siendo invadida por un ejército de alienígenas.

Un relato citado desde el Estudio Uno de la Columbia Broadcasting en Nueva York, desde donde un genial y aún promisorio Welles emitía la obra del escritor H.G. Wells “La guerra de los mundos”.

En Orange fue distinto

Para graficar lo acontecido apareció en escena Stacy Laflamme, de Lake Forest, quien manifestó que estaba viendo el canal de HGTV alrededor de las 11 de la mañana cuando de repente una alerta de emergencia pasó por la pantalla, seguida de una voz profunda y perturbadora. “Comprendan esto, que en los últimos días vendrán tiempos extremadamente violentos”, decían los mensajes que salían por la pantalla, supuestamente desde un estudio.

¿O quizá desde el más allá? Y para dejar en claro el grado de temor que cosechó en la población de ese sitio, Laflamme aseguró que “casi sonaba como si (Adolf) Hitler hablara. Parecía una emisión de radio que llegaba a través de la población”. Lacónico. Otra persona que decidió emitir su relato en horas de mucha incertidumbre fue Erin Mireles, del Diamond Bar, que estaba mirando el canal Bravo en el sistema de cable Spectrum cuando su programa fue interrumpido por el sorprendente alerta.

“Estaba definitivamente sorprendido, porque el volumen aumentó exponencialmente. Yo no estaba alarmado en el sentido de pensar que algo estaba mal, porque suponía que era una especie de hacker que había invadido la señal. Mi canal cambió de nuevo a Bravo después de un par de minutos, y ahí sí, entonces empecé a pensar en lo peor”. Estas versiones se confirmaron a través de las propias empresas de cableoperadores. Según trascendió en los informes de Ocregister. com, además de Cox, los clientes de cable Spectrum en el condado de Orange también recibieron esa señal que destruyó la tranquilidad de California.

¿El gobierno yanqui tuvo algo que ver?

Inmersos en la preocupación que generó esa extraña voz, los especialistas en la materia comenzaron a buscar posibles respuestas. Y teniendo en cuenta que aún no dieron en el blanco, por ahora sólo trascienden las especulaciones de los californianos, que explotan las redes sociales con diferentes posibilidades. Los más desconfiados argumentan que se trató de una advertencia de alguien que tiene en claro el destino de nuestro planeta, y que deberían escucharla.

Sin ir más lejos, los que sostienen esta posibilidad creen que el gobierno trata de despistar a los ciudadanos negando esa variante para que no crezca el temor, pero también sacan a la luz las diferentes catástrofes naturales vividas en el último tiempo pensando en que el fin del mundo podría ocurrir de inmediato. Los más cautelosos expresan que pudo haber sido obra de un hacker dispuesto a brindar una broma de mal gusto.

Y por si fuese poco, algunos creen que se trató de varias estaciones de radio que estaban realizando una prueba de emergencia, aunque aún se desconoce quién fue el responsable o de dónde llegó ese archivo de audio.

Fuente: extranotix