Por Florencia Bombini
salud@crónica.com.ar

Hace 17 años, el autor estadounidense Marc Prensky incorporó a la sociedad el término “nativos digitales”, que hace referencia al grupo demográfico que “nació y se ha formado utilizando la particular lengua digital de juegos por ordenador, video e Internet”.

El escritor describió a esta generación y explicó que ellos “quieren recibir la información de forma ágil e inmediata” y que “se sienten atraídos por multitareas y procesos paralelos”, entre otras de las características propias de este grupo

“La mensajería inmediata, el teléfono móvil, Internet, el correo electrónico, los juegos de ordenador, son inseparables de sus vidas”, detalló Prensky allá por el 2001.

Así como este grupo demográfico marcó un cambio radical en la sociedad mundial, hay ciertas características de las que describe el autor estadounidense que jugaron en contra de los propios nativos digitales, dado que del otro lado de la pantalla están los que se las han rebuscado para captar su atención, engañarlos y cometer un delito, como puede ser un abuso sexual ante un encuentro que había sido coordinado previamente con otros fines. Varios de estos casos terminaron con consecuencias fatales.

Es decir, la tarea que se propusieron fue de “preparación” para un posible encuentro que derive en la concreción del delito. Esto tiene que ver con conductas de acicalamiento y este término, en inglés, se traduce como “grooming”.

Ese es el origen de esta palabra tan escuchada en los medios actuales y tan temida por los padres de hoy. En Argentina, el 70 por ciento de la sociedad desconoce su significado, una cifra realmente alarmante considerando que los episodios se están incrementando.

De acuerdo con la fiscalía a cargo del equipo de Delitos Informáticos de la Ciudad, en 2017 hubo 5.000 casos en el país (14 por día).

Las campañas de concientización para alertar a los adultos comenzaron aunque aún hay mucho camino por recorrer. Mejor dicho, esta tarea recién está dando sus primeros pasos.

Entonces, para empezar a comprender en profundidad este término, primero hay que saber que el grooming se define como saber con quienes se conectan nuestros hijos vía redes sociales es clave para evitar males mayores. el acoso sexual virtual a niños, niñas y adolescentes.

En Argentina está considerado un delito y prevé una pena de seis meses a cuatro años (ver aparte). “En términos vulgares sería el ‘engatusamiento’ que lleva adelante una persona adulta para ganarse la confianza de los chicos utilizando diversas técnicas, tácticas, por lo general de seducción, de provocación, de engaño, de inducción, logrando empatía a través de lo que denominamos la ‘ingeniería social’, es decir, un estudio exhaustivo de los distintos perfiles en redes sociales de los chicos para la obtención de información que les permita acceder más fácilmente y así lograr su objetivo”, explicó el director de la ONG Grooming Argentina, Hernán Navarro.

Es decir, no hace falta el contacto físico para que un menor sea abusado. “Los pedófilos encontraron un nuevo método también, de captación, lo que significa la puerta de entrada para cometer delitos aberrantes como la trata de personas, abusos con acceso carnal o crímenes”, agregó el profesional.

¿Qué tienen que hacer los padres para evitar que sus hijos sean víctimas de esta nueva forma de abuso sexual? Al respecto, Navarro destacó, en este medio, la importancia de reforzar el diálogo entre ambas partes. “Primero hay que educar el tema de la confianza en los chicos, porque estamos viviendo un cambio de mirada en lo cultural en relación con las nuevas tecnologías y los hijos no suelen ver los peligros, no porque no quieren, sino porque no pueden”, explicó el abogado.

Y resaltó que “el único software aquí es el diálogo, porque ningún otro método va a alcanzar”. Además, sostuvo que en Grooming Argentina “trabajamos en los tres momentos: antes, durante y después, pero tenemos como eje fundamental la prevención”.

Ante estos episodios, algunos padres deciden hacer justicia por mano propia, algo que desestimó rápidamente el especialista, quien destacó que “el mensaje no es salir a cazar pedófilos, sino que hay que darles a los órganos correspondientes la potestad para investigar”.

Este domingo la franja etaria más vulnerable comprende las edades de entre 12 y 14 años y las estadísticas dicen que 8 de cada 10 víctimas son nenas.

Hernán Navarro utilizó el término incorporado por Prensky de “nativos digitales” para referirse a esta generación que “tiene incorporada la comprensión, la destreza y la utilización de Internet (y en particular las redes sociales y otros medios) muy por encima que la de sus padres y otros adultos”.

Sin embargo, marcó una diferencia clave para comprender esta problemática y los definió como “huérfanos digitales” debido a que “carecen de percepción de riesgos”.

Medios utilizados

Las redes sociales (no sólo Facebook, sino Twitter, Snapchat, Instagram también) se convirtieron en la herramienta preferida de los denominados “groomers” (adultos que realizan estas prácticas), dado que se puede estudiar y analizar el perfil de cada potencial víctima.

Este domingo los especialistas advirtieron que quienes concretan estos delitos también eligen los juegos en red, ya sea a través de una computadora o de una consola.