Un cerebro que fuera hallado en 2008 en Heslington, cerca de North York, Inglaterra, pertenecería a un hombre que fuera decapitado hace más de 2.600 años, pese a lo cual el órgano se preservó casi intacto, dado que estuvo recubierto por diferentes sedimentos, lo que permitió su conservación, según se constató ahora, ya que no tenía una preparación previa para ser preservado.

Generalmente, la materia cerebral de una persona inicia su proceso de descomposición pocas horas después del fallecimiento. Sin embargo, el hallazgo de un equipo de arqueólogos británicos desenterró de un pozo de lodo un cráneo humano que se calcula tiene aproximadamente 2.600 años y se encontró cerca de la aldea británica de Heslington, en los suburbios de York. Lo que notaron los investigadores fue, en su momento y ante la sorpresa de todos, que el estado general del cerebro permanecía casi intacto. Así, recientemente, un equipo internacional de investigadores encontró una pista para explicar cómo resultó que el tejido craneal logró sobrevivir hasta nuestros tiempos, algo impensado a todas luces.

En ese contexto, la investigación concluyó que el tejido había estado depositado en un pozo anegado y ninguna otra parte de la cabeza, como el cabello, permaneció intacta.

Asimismo, otro estudio posterior indicó que dicho cráneo posee una antigüedad cercana a 2.600 años y no hay dudas de que se trató de un hombre. En ese sentido, la sugerencia de los científicos dio a entender que esa persona prodría haber sido decapitada, quizá producto de una pena recibida.

La gran pregunta

Lo que más impactó al grupo de estudiosos fue la manera en que había sobrevivido el tejido cerebral durante siglos, dado que generalmente, la materia cerebral comienza a descomponerse, debido a su elevado contenido en grasas, al mismo tiempo que recalcaron que hallaron evidencias de más de ochocientas proteínas en el órgano.

Un hecho importante fue que los científicos determinaron que no se realizó intento alguno por preservar el cerebro, lo que hacía que su condición fuera aún más misteriosa. Sin embargo, luego de una nueva investigación, ya a nivel molecular, enfocaron su búsqueda específicamente en evidencia de proteínas conocidas por ser más resistentes que otros tipos de materiales que conforman el órgano, y algunas de las proteínas estaban en tan buenas condiciones que aún pudieron generar una respuesta inmune.

Además hallaron que las proteínas se habían plegado, en lo que los investigadores detallaron como agregados estables empaquetados en forma compactada. Sobre estos notaron que eran más estables que los encontrados en el cerebro vivo de cualquier ser humano actual. Los científicos consideraron que tal formación de agregados, puede explicar, razonablemente, cómo el órgano se mantuvo sin padecer la descomposición.

También, los científicos notaron que el entorno en el que se descubrió el cráneo debió de tener una importante participación en el estado, debido a que el sedimento barroso frío, pero a la vez húmedo y de grano muy fino, pudo haber funcionado como bloqueador para que los microorganismos, que necesitan de oxígeno para subsistir, pudieran sobrevivir antes de atacar las proteínas y enzimas que componen el cerebro, que así se mantuvo en buen estado, pasados los años.

Fuente: Asgard

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos